La salud mental de bibliotecario

Arte de Deana Sobel Lederman

A lo largo del 2020 muchos países han sufrido el impacto del nuevo coronavirus de 2019 (COVID-19).  La propagación del COVID-19 comenzó a sentirse en occidente en febrero.  Rápidamente en marzo los primeros dos casos se reportaron en Puerto Rico.  A pesar de la acción inmediata por parte del gobierno de la isla caribeña en crear una ordenanza de toque de queda, esto ha llevado consigo grandes retos.  El cierre de escuelas, universidades y bibliotecas ha llevado a que muchos educadores transfieran sus clases a formas remotas en línea.  Dicha práctica se ha replicado en los continentes americanos.

El cierre de las instalaciones físicas de las bibliotecas y demás instituciones educativas ha impulsado la migración de servicios a plataformas remotas.  La clase magisterial y los bibliotecarios de referencia han ofrecido sus servicios en línea.  En el caso de los bibliotecarios que trabajan con el desarrollo de colecciones, muchos han optado por la catalogación de recursos impresos en sus hogares.  La curación de contenido en línea y subscripciones, la cual de por sí posee elementos remotos, también se ha transferido al entorno doméstico de los bibliotecarios.  Esta necesidad inmediata de adoptar estrategias para saciar las demandas laborales y de los usuarios, ha llevado consigo un proceso de acoplamiento forzado.  Para todos ha sido un proceso de aprendizaje, inclusive para los profesionales diestros en la enseñanza en línea o a distancia.  No obstante, debido al auge e implementación instantánea, se está comenzando a documentar las complicaciones en cuanto a poder llevar estos servicios satisfactoriamente.

Los bibliotecarios son profesionales esenciales para el acceso a la información, el funcionamiento de instituciones educativas, la documentación cultural de las comunidades, entre otros aspectos de valor añadido.  A pesar del valor del personal bibliotecario, el mantener las bibliotecas abiertas es parte de un debate.  Por un lado, hay quienes abogan por la necesidad de mantener las bibliotecas abiertas y con acceso limitado.  Dicho argumento desprende de la necesidad de algunos miembros de la comunidad que se encuentran en el lado en desventaja de la brecha digital.  A su vez, mantener las bibliotecas abiertas en momentos de crisis justifica su valor y asegura su estabilidad económica.  No obstante, este tipo de práctica ha sido identificado como uno que pone en peligro el bienestar del personal y de los usuarios.  El personal de varias bibliotecas ha comunicado a través de las redes sociales que la seguridad y bienestar de todos trasciende la necesidad de justificar el quehacer diario.  La campaña en las redes sociales (i.e., Twitter) #closelibraries, continúa activa.  Incluso, han creado perfiles en Twitter que atienden este reclamo. No obstante, esta postura no soluciona los retos que impone las desigualdades sociales.

Datos del Censo de EE.UU publicados en el 2017

Este último punto, sobre la brecha digital, fue uno de los temas que se discutió en el foro #Bibliotecasencasa: ¿Cómo las bibliotecas pueden extender sus servicios durante las cuarentenas?  Entre las estrategias para atender la brecha digital se identifica la comunicación con las comunidades a través de mensajes SMS.  El Foro está disponible en el canal de YouTube de IFLA LAC.

Cabe mencionar que este punto es uno que se debe retomar y atender durante la crisis y al final de esta.  Esta conversación es una longeva en el campo de las ciencias bibliotecarias y de la informática.  No obstante, la crisis actual ha mostrado que la brega digital es una más profunda; incluso en países altamente industrializados.

Al igual que la población que visita las bibliotecas, el personal bibliotecario también está enfrentando retos a raíz de la pandemia de COVID-19.  Entre las preocupaciones que se han comunicado es la propagación del virus en los centros de información, la protección del personal, preocupaciones sobre el impacto económico del cierre de las bibliotecas, entre otros factores individuales.  En entradas anteriores se ha discutido el agotamiento (“burnout”) del personal bibliotecario.  A pesar de que la situación actual no necesariamente resulta en el mismo tipo de agotamiento, sí puede llevar a esto.  Dentro de las circunstancias que se están desenlazando, el personal de referencia se encuentra intentando proveer servicios a estudiantes, profesores, investigadores y la comunidad a través de plataformas de chat, mensajes de SMS, videoconferencia, entre otros.  Para muchos es un reto.  Lo que una vez podía ser una transacción de referencia en persona ligera, ahora muestra tomar más tiempo.  El orientar sobre herramientas en las computadoras, localizar recursos y hacerlos disponibles conlleva estrategias creativas.  Las destrezas tecnológicas del personal bibliotecario son esenciales.  Sin embargo, hay que tener en cuenta que los usuarios no necesariamente poseen el mismo nivel de capacitación en las tecnologías ni acceso.  Bajo estas circunstancias el personal debe preguntar el dispositivo que el usuario está utilizando y crear soluciones junto a sus colegas sobre cómo atender las necesidades de información.

Dentro de este proceso es necesario que los administradores y el personal de las bibliotecas tengan en cuenta la salud mental de su personal.  A pesar de que muchos de los bibliotecarios y educadores se encuentra en sus casas, esto no implica que tienen más tiempo en sus manos.  Al contrario, debido a la necesidad de permanecer en las casas, las labores profesionales y domésticas se han mezclado bajo un techo.  Debido a las limitaciones que poseen algunos hogares, es difícil replicar la agilidad de la labor del profesional de la información.  En sus columnas, Aisha S. Ahmad, expresa la dificultad que muchos académicos han confrontado para realizar sus labores.

“Many of my colleagues have expressed distress that their ability to produce top-tier research has been affected by the crisis, even though they seem to have more time to write than ever under lockdown.” (Ahmad, 2020).

Junto a la inhabilidad de poder realizar labores, se encuentran las demandas de ser productivo durante este periodo.  En varios webinar se han hecho recomendaciones sobre cómo mantenerse activo o productivo durante la crisis.  Algunas estas recomendaciones son viables para algunos.  No obstante, las desigualdades sociales que ha exaltado la pandemia están llevando a niveles de estrés y agotamiento acelerados.

La conectividad con los colegas es imperativa en el proceso de crisis.  El personal de recursos humanos de la Universidad de Pittsburg recomienda lo siguiente:

  • Contactar a tus colegas, miembros de la facultad (en caso de trabajar en una escuela, universidad o colegio) y personal de la unidad. El comunicarte con ellos para saber si tienen alguna necesidad o escucharlos es vital para muchos debido al distanciamiento físico que se está experimentando.
  • Se recomienda el exaltar la labor que el personal está haciendo durante la crisis.
  • Buscar alternativas para mantener los canales de comunicación abiertos. Junto a ello, intentar buscar formas creativas para animar a tus compañeros.
  • Comunicar claramente cuales son los límites de las tareas a realizarse durante la crisis.
  • Tomar en cuenta las lecciones que se han aprendido y cómo las bibliotecas pueden mejorar sus ofrecimientos a distancia.
  • Intercambiar ideas para atender las diversas necesidades de la comunidad.

Tomado de Asia Pacific Office of the International Federation of Red Cross and Red Crescent Societies

Además de estas recomendaciones, se debe tener en cuenta prácticas que se puedan aplicar para manejar el estrés.  Basándome en las recomendaciones hechas sobre el manejo del agotamiento en el trabajo, expongo las siguientes:

  • Tomar recesos. A pesar de que estás trabajando desde el hogar, cambia de espacio.  Algunas prácticas que se pueden emplear para tomar recesos son el alejarse de la computadora durante la ingesta de alimentos o antes de la hora de sueño.
  • Permitirse cambiar de espacio de trabajo durante el día. Si tienes la habilidad de hacerlo, hazlo.  El estar en un espacio fijo todos los días por periodos prologados puede llevar al agotamiento emocional.
  • Durante el periodo de ingesta de comida, evitar hablar del trabajo. También se recomienda evitar cualquier actividad que pueda producir ansiedad; incluyendo el leer o ver noticias.
  • Identifica actividades que ayudan a relajarte y practícalas. Existen un sinnúmero de actividades que ayudan a despejar la mente.  El hacer nada también es válido.
  • Reducir el consumo de noticias y contenido en las redes sociales. Todos deseamos saber cómo ha evolucionado la crisis.  ¿Ha mejorado?  ¿Ha empeorado?  Algunas lecciones de la vida nos han enseñado que las malas noticias tienden a comunicarse rápido.  De haber un cambio catastrófico o perjudicial, te enterarás.  Usualmente habrá alguien en tu lista de contactos que te lo comunicará.
  • Tome tiempo para acceder a talleres en línea de desarrollo profesional o algún interés que entiendas que puedes compartir con tus colegas. La profesión bibliotecaria tiene la versatilidad de aplicar varias ramas del saber.  No todos los desarrollos profesionales tienen que limitarse a la gestión de la información.

Otros consejos útiles pueden ser consultar literatura sobre el manejo de otras crisis.  En el caso de Puerto Rico, las estrategias desarrolladas y empleadas después del paso de los huracanes Irma y María pueden aplicarse.  Entre estas se encuentra la limpieza de las unidades de información, cómo ofrecer o asistir a usuarios que se encuentran en la brecha digital.  El intercambio con colegas de otros países, de tener acceso, es útil.  Recursos como Infotecarios y asociaciones profesionales como IFLA facilitan dicho intercambio.

Finalmente, comparto algunos consejos de mi autoría.  Algunos coinciden con consejos expresados por expertos u otros colegas en las redes sociales:

  • Mantenga presente que esta situación es temporera. Por ende, no es normal.
  • Es aceptable sentirse triste o ansioso. Cada cual tiene derecho a sentir y padecer.
  • Procura por tu seguridad y la de tu familia. La seguridad no se limita a salud, sino a el ambiente en el que te encuentras.
  • Si deseas ayudar a alguien, pregunta si necesita ayuda y qué tipo de ayuda necesita. No impongas el tipo de ayuda que las personas.
  • Ten en cuenta que todos gozamos de diferentes privilegios. Cada uno de ellos está ligado a nuestra situación socioeconómica.  Por ende, no debemos comparar, juzgar ni dictar cómo cada persona maneja la crisis.
  • Evita propagar información falsa, artículos sobre conspiraciones gubernamentales o materiales que puedan causar incomodidad emocional.
  • Si te sientes abrumado, que tu salud está en peligro, busca ayuda. Al igual que el bienestar físico, la salud mental es importante.

©LimolidaStudio/AdobeStock

¿Has identificado algún consejo que no se haya mencionado?  Compártelo a través de los comentarios o las el perfil de las redes sociales de Infotecarios.

Referencias

Ahmad, A.S. (2020). Why you should ignore all that coronavirus-inspired productivity pressure. Chronicle of Higher Education. https://www.chronicle.com/article/Why-You-Should-Ignore-All-That/248366

Ahmad, A.S. (2020). Productivity and happiness under sustained disaster conditions. Chronicle of Higher Education. https://www.chronicle.com/article/ProductivityHappiness/248481

American Libraries (2020, 9 de abril). How public libraries are responding to the pandemic. https://americanlibrariesmagazine.org/blogs/the-scoop/public-libraries-responding-pandemic/

Castro Ponce, S. (2020, 23 de marzo). El papel de las bibliotecas en emergencias sanitarias. Infotecarios. https://www.infotecarios.com/bibliotecas-emergencias-sanitarias/#.XpWybFP0nMI

Equihua, S. (2020, 10 de marzo). Recomendaciones en causa de cierre por causas excepcionales. Infotecarios. https://www.infotecarios.com/recomendaciones-en-caso-de-cierre-por-causas-excepcionales/#.XpWylFP0nMI

Ewen, L. (2020). How to sanitize collections in a pandemic. American Libraries. https://americanlibrariesmagazine.org/blogs/the-scoop/how-to-sanitize-collections-covid-19/

Gardner, M. (2020, 13 de marzo). Libraries also hurt from COVID-19 impact. WEAU 13 News. https://www.weau.com/content/news/Libraries-also-hurting-from-COVID-19-impact-569609831.html

Holguín, C. (2020, 18 de marzo). Serie #BibliotecasEnCasa: Bibliotecarios en acción. Infotecarios. https://www.infotecarios.com/bibliotecarios-en-accion/#.XpWyf1P0nMI

IFLA (2020, 3 de abril). COVID-19 y el sector global. https://www.ifla.org/ES/node/92983

Inklebarger, T. (2020). University libraries help hospitals with PPR donations. American Libraries. https://americanlibrariesmagazine.org/blogs/the-scoop/university-libraries-help-hospitals-with-ppe-donations/

Kromer, K. (2020). Federal relief package supports libraries. American Libraries. https://americanlibrariesmagazine.org/blogs/the-scoop/cares-act-federal-relief-package-supports-libraries/

Lissau, R. (2020, 13 de abril). Libraries joining fight against COVID-19 virus with 3-D printers. Daily Herald. https://www.dailyherald.com/news/20200413/libraries-joining-fight-against-covid-19-virus-with-3-d-printers

Mattson, K. (2020, 6 de abril). Zoombombing is just the start. How to protect student privacy during the remote learning explosion. School Library Journal. https://www.slj.com/?detailStory=Zoombombing-Is-Just-the-Start-How-To-Protect-Students-Privacy-During-the-Remote-Learning-Explosion-coronavirus-COVID19

Méndez Irizarry, A.S. (2020, 18 de marzo). La protección al personal bibliotecario en tiempos de emergencias. Infotecarios. https://www.infotecarios.com/la-proteccion-al-personal-bibliotecario-en-tiempos-de-emergencias/#.XpWyhFP0nMI

Peet, L. (2020, 9 de abril). IMLS, CDC offer guidance for disinfecting returned library books. Library School Journal. https://www.slj.com/?detailStory=IMLS-CDC-offer-guidance-for-disinfecting-returned-books-library-journal-coronavirus-covid19

Pineda, J.M. (2020, 1 de abril). El rol del bibliotecario digital: desinformación y noticias falsas del COVID-19. Infotecarios. https://www.infotecarios.com/el-rol-del-bibliotecario-digital-desinformacion-y-noticias-falsas-del-covid-19/#.XpWyVFP0nMI

Pleitez, J. (2020, 30 de marzo). Conclusiones del Foro Virtual #BibliotecasEnCasa ¿Cómo las bibliotecas pueden extender sus servicios durante las cuarentenas? Infotecarios. https://www.infotecarios.com/conclusiones-del-foro-virtual-bibliotecasencasa-como-las-bibliotecas-pueden-extender-sus-servicios-durante-las-cuarentenas/#.XpWyWVP0nMI

Ostman, S. (2020). Fighting fake news in the pandemic. American Libraries. https://americanlibrariesmagazine.org/blogs/the-scoop/covid-19-fighting-fake-news-pandemic/

Univisión Chicago (2020, 26 de marzo). ¿Los libros de las bibliotecas pueden transmitir COVID-19? Dr. Juan aclara. https://www.univision.com/local/chicago-wgbo/los-libros-de-las-bibliotecas-pueden-transmitir-el-covid-19-dr-juan-aclara

Venet, A.S. (2020, 7 de abril). Social-emotional support in the new world of distance learning. School Library Journal. https://www.slj.com/?detailStory=Social-Emotional-Learning-Support-in-the-New-World-of-Distance-remote-Learning-coronavirus-covid19-libraries-teachers-education

 

Deja un comentario