miejsc pracy opieki zdrowotnej w virginia beach cialis cena w domu testów narkotykowych

Parques Biblioteca: un modelo bibliotecario y de equipamiento urbano para Latinoamérica

            “Los parques biblioteca han cambiado el concepto tradicional de biblioteca y han hecho de estas un espacio para la investigación, la socialización, la educación, la recreación y el libre esparcimiento. Adicionalmente, han ayudado a modificar urbanística y arquitectónicamente el territorio y a generar mayor apego y sentido de pertenencia hacia el lugarJonatan Cuadros Rodríguez, Jackeline Valencia, Alejandro Valencia Arias

En este 2017 los Parques Biblioteca de Medellín (Colombia) cumplen su primera década, y en todo este tiempo han dado mucho de qué hablar y sobre todo han inspirado a muchos a pensar soluciones estratégicas para la gestión pública de bibliotecas siguiendo las buenas prácticas. En esta ocasión, quiero compartir con ustedes una parte de mi trabajo especial de grado* acerca de la formulación de una propuesta de servicio público para las bibliotecas en Venezuela, basada en el modelo internacional y latinoamericano de Parques Biblioteca.

Antes de hablar de “Parques Bibliotecas” es necesario hacer una breve revisión histórica del concepto de Biblioteca Pública (BP), pues observando la evolución en las definiciones de esta institución fundamental se entenderá por qué estos equipamientos urbanos simbolizan o encarnan el nuevo concepto.

Las investigadoras Orlanda Jaramillo y Mónica Montoya Ríos (2005), en su amplio trabajo sobre la “Revisión del Concepto de Biblioteca Pública”, realizan a profundidad un análisis de las enunciaciones más importantes que a lo largo de la historia moderna se ha dado a esta institución bibliotecaria. A partir de sus notas y matrices conceptuales (pp. 19-26) intentaremos ofrecer el mejor panorama posible acerca del significado de la BP. A continuación, los conceptos de mayor relevancia:

  • UNESCO, 1949: Las bibliotecas públicas son uno de los medios más eficaces de adquirir, organizar y poner a disposición de todos, las publicaciones informativas y educativas.
  • Conferencia sobre el Desarrollo de los Servicios Bibliotecarios Públicos en América Latina, 1951: La biblioteca pública es una agencia de educación fundamental y complementaria de la escuela, es también una agencia social y cívica.
  • André Maurois, 1963: La biblioteca pública moderna es una institución activa y dinámica que pone a disposición de los miembros de la comunidad diversos medios para informarse, completar su cultura y distraerse.
  • UNESCO, 1972: La biblioteca pública es una institución democrática para la enseñanza, la cultura y la información. Es el principal medio para dar a todo el mundo libre acceso a la suma de los pensamientos y de las ideas del hombre, y a las expresiones de su imaginación creativa. Es una fuerza viva al servicio de la enseñanza, la cultura y la información, como instrumento indispensable para el fomento de la paz y la comprensión entre las personas y las naciones.
  • Reunión Regional sobre el Estado Actual y Estrategias para el Desarrollo de las Bibliotecas Públicas en América Latina, 1982: La biblioteca pública es una institución factor de desarrollo e instrumento de cambio social en América Latina, que tiene como fin responder a su proceso histórico, a sus aspiraciones y a los esfuerzos de integración regional.
  • Emir Suaiden, 1989: La biblioteca pública es una institución social que tiene como objetivo fundamental promover la educación permanente, favorecer los cambios sociales y la participación ciudadana, poniendo a disposición de todos en forma gratuita materiales bibliográficos y no bibliográficos apropiados para satisfacer sus necesidades educativas y sus intereses de información y recreación.
  • UNESCO, 1994: La biblioteca pública es un centro de información que facilita a los usuarios todo tipo de datos y conocimiento. Presta sus servicios sobre la base de la igualdad de acceso de todas las personas, independientemente de su edad, raza, sexo, religión, nacionalidad, idioma o condición social.
  • IFLA, 1999: La biblioteca pública es una organización establecida, respaldada y financiada por la comunidad, ya sea por conducto de una autoridad u órgano local, regional o nacional, o mediante cualquier otra forma de organización colectiva.

Y en ese contexto, visto que la naturaleza de las definiciones no son recurrentes y que no existen consensos (Ibíd., p. 17) alrededor del concepto de BP el Grupo de Investigación en Biblioteca Pública de la Escuela Interamericana de Bibliotecología de la Universidad de Antioquia, construyó uno propio a partir del papel y la misión de la BP en la sociedad, y de los principios y directrices que orientan su función social. Es, quizás, una de las formulaciones conceptuales más completas que se han hecho sobre esta institución fundamental:

La Biblioteca Pública es una institución de carácter social y cultural, financiada y reglamentada por el Estado, cuya finalidad es posibilitar el acceso libre y gratuito a la información registrada en diferentes soportes documentales, que responda a unos criterios de selección y adquisición, para la satisfacción de necesidades en el plano educativo, informativo, cultural y de uso del tiempo libre. Busca, con ello, contribuir al mejoramiento de la calidad de todas las personas que hacen parte de una comunidad (municipio, vereda o barrio), y posibilita la construcción y articulación de relaciones democráticas, por medio de servicios y programas gratuitos y coordinados por bibliotecarios profesionales” (Ibíd., p. 35).

Parques Biblioteca, nuevo concepto de la biblioteca pública moderna.

Así ha evolucionado el concepto de BP, desde el primer Manifiesto de la UNESCO sobre la Biblioteca Pública de 1949 en el que se le declara como un medio eficaz para la educación y la información, y se le llega a denominar la “Universidad popular” (Álvarez, p. 16); pasando por el Manifiesto UNESCO de 1972 en el que ya se le reconoce como una institución democrática para la enseñanza, la cultura y la información, hasta alcanzar denominaciones puntuales como centro de información (Manifiesto UNESCO, 1994), o como institución para el desarrollo e instrumento de cambio social (Declaración de Caracas, 1982).

Ahora bien, los cambios tecnológicos y la nueva era de la información han movido a las instituciones culturales a adaptarse a los nuevos tiempos. Y la BP no ha sido la excepción, la última década ha demostrado que la innovación se ha convertido en la fuerza que mueve al desarrollo, y los Parques Bibliotecas de Medellín simbolizan eso para América Latina y el mundo. Los parques bibliotecas, son el nuevo concepto de la biblioteca pública moderna. Veamos el por qué.

Los Parques Biblioteca son centros culturales [definición bibliotecaria], a manera de centralidades zonales [definición urbana], que se conectan con las realidades sociales y ofrecen oportunidades de desarrollo a la comunidad en función de las necesidades de ésta (Cátedra Medellín-Barcelona, 2007). Se trata de un proyecto estratégico que tiene como objetivo dotar a la ciudad [de Medellín] de espacios públicos de calidad que presenten funciones culturales, recreativas, educativas, de esparcimiento, formación y apoyo a las comunidades menos favorecidas de la ciudad (p. 252).

Tanto la bibliotecóloga Luz Estela Peña Gallego (2011) de la Secretaría de Cultura Ciudadana de la Alcaldía de Medellín como el propio Grupo de Investigación en Biblioteca Pública (2007) de la Escuela Interamericana de Bibliotecología de la Universidad de Antioquia, dejan claro que el exitoso proyecto estratégico de los Parques Biblioteca es fruto del llamado “Plan Maestro de Servicios Bibliotecarios Públicos de Medellín”, la propuesta para la formulación del plan sectorial para las bibliotecas 2004–2007 de la ciudad. Fue el primer paso para la construcción de los parques biblioteca, “una conjunción de estrategias de distintas instituciones en un mismo espacio de ciudad para generar tejido social y plantear un nuevo estilo de convivencia” (Peña, 2011).

Los parques biblioteca entran en la escena pública para funcionar como espacios culturales, recreativos y educativos en diferentes zonas de la ciudad, y para desarrollar estrategias para el fortalecimiento de la cultura y las formas de relaciones de la ciudadanía (Cuadros; Valencia y Valencia, 2013, p. 78). Además, con una gama de servicios bibliotecarios y nuevos agentes de atención ciudadana: servicios de gestión de información, referencia especializada y asesorías, formación de usuarios, promoción de lectura y escritura, acceso, apropiación y generación de conocimiento de nuevas tecnologías, servicios de extensión bibliotecaria, extensión cultural, unidades de información como agencias de práctica social; adicionalmente, auditorio, sala del barrio, aulas para talleres, salas de navegación diferenciadas, ludoteca, centro de emprendimiento, entre otros (Op.cit., Peña).

A estos equipamientos se les llamó desde la Administración “Parques Biblioteca” porque no se encontró una expresión más cercana. Parques por sus maravillosos espacios públicos y Biblioteca porque, efectivamente, los edificios contendrían libros pero también sus servicios superarían con creces los tradicionales de una BP (Op.cit. Cátedra Medellín-Barcelona, p.262).

Ciertamente, los parques biblioteca en la ciudad de Medellín nacieron como un proyecto estratégico de ciudad que busca convertirlos como centros de desarrollo cultural y social. Sin embargo, estos equipamientos urbanos también se diseñaron bajo tres dimensiones esenciales (Giraldo, 2010, citado por Cuadros et al., p. 78):

  • La biblioteca pública como escenario de socialización política.
  • La biblioteca pública como ambiente educativo.
  • La biblioteca pública como institución social.

En definitiva, los parques biblioteca se presentaron como una apuesta por la integración, la participación y el empoderamiento de las comunidades por el espacio público, pero también, como puntos de encuentro ciudadano y socialización para aquellas comunidades más vulnerables (Ibíd., p. 78). Parafraseando a Peña Gallego (2011, Op.cit.), las bibliotecas públicas de Medellín se convirtieron en un motor de cambio social y urbano para la ciudad y su gente.

 

Parques Biblioteca, un proyecto estratégico de ciudad.

Pero hay que decir, que antes de que el movimiento bibliotecario de Antioquia impulsara el llamado Plan maestro que dio como resultado el nacimiento del proyecto estratégico de parques biblioteca, ya en Bogotá –capital colombiana- desde el año 2001 comenzó a funcionar un importante proyecto bibliotecario de repercusión nacional y reconocimiento internacional (Jaramillo, 2006) con la creación de cuatro “mega bibliotecas públicas” (p. 54). El proyecto se estructuró como uno de los megaproyectos del Plan de Desarrollo Económico y Social de la Alcaldía Mayor de Bogotá y su Secretaría de Educación, que representaba otra dimensión del espacio público y que perseguía el rescate de los espacios abiertos y cerrados al servicio de la información, la educación y la creatividad.

Y así también surgió el proyecto en Medellín, denominado “Plan Municipal de Parques Biblioteca” en el marco del Plan de Desarrollo 2004-2007 de la Alcaldía, durante la administración de Sergio Fajardo Valderrama. A partir de un diagnóstico de las principales problemáticas existentes, se elaboró el plan estratégico de la ciudad en la que el sector bibliotecario encontró: que de los 294 barrios existentes en Medellín, sólo 10 contaban con una biblioteca; y además, las BP ofrecían un libro por cada cuatro personas, cuando el índice recomendado por la UNESCO está entre 1,5 y 2,5 libros por habitante (IFLA y UNESCO, p. 48). En términos generales se diseñaron diferentes líneas estratégicas, una de ellas fue “Medellín, un espacio para el encuentro ciudadano”, que recoge la intervención de la administración sobre los espacios públicos a partir de valores de equidad, democracia e inclusión social (Op.cit. Cátedra Medellín-Barcelona, p. 253).

En el último año de su gestión, el alcalde Sergio Fajardo -líder indiscutible del proceso de transformación de la ciudad en ese período- durante un Congreso Internacional de Bibliotecas Públicas celebrado en Medellín, manifestaba:

“…Lo que estamos haciendo es redefinir nuestro espacio público. Nos tenemos que volver a encontrar, ¿y dónde nos vamos a encontrar?, nos encontramos en espacios, todos asociados a ese concepto de educación, entendido en su sentido amplio (…) en los espacios donde estaba la destrucción, donde estaba la violencia, donde estaba la desesperanza, estamos construyendo (…) lo más bello desde el punto de vista estético-urbanístico-arquitectónico, (…) y eso representa una decisión política (…) [y] una definición política de inclusión social, donde le estamos diciendo al más humilde que empiece a construir su dignidad por la naturaleza del espacio público donde vamos a encontrarnos… con la construcción de 5 Parques Bibliotecas…”[1] (Transcripción propia).

La administración de Fajardo se planteó entre sus estrategias lo que se denominó urbanismo social, es decir, la transformación del territorio entendido este como espacio físico pero a la vez como espacio social (Franco y Zabala, 2012). Bajo el lema “Medellín la más educada”, los equipamientos urbanos y el espacio público fueron el tema central dentro del plan de desarrollo municipal. En cuatro años de gobierno se construyeron cinco (05) parques biblioteca, ocho (08) centros de desarrollo empresarial, diez (10) nuevos colegios, unidades deportivas y espacios para el encuentro ciudadano, la ciencia y la tecnología, obras que materializaron un programa de gobierno basado en la equidad social y el fortalecimiento de la educación (Ibíd., p. 15).

El Plan Municipal de Parques Biblioteca, considera como objetivos principales:

  • Contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de la ciudadanía.
  • Crear condiciones para el desarrollo urbano de Medellín.
  • Propiciar la convivencia ciudadana.
  • Mejorar el acceso a la información y a la educación de la ciudadanía.

La estrategia del Plan Municipal consistía en desarrollar espacios culturales, recreativos y educativos de calidad en diferentes zonas periféricas de la ciudad, y posteriormente dotarlos de contenidos o fondos documentales, así como de actividades comunitarias que contribuyeran al fortalecimiento de la convivencia y a generar un sentimiento de identidad y pertenencia (Op.cit. Cátedra Medellín-Barcelona, pp. 253-254). El plan inicial preveía dotar a la ciudad con cinco Parques Biblioteca, emplazados en aquellas zonas con bajos índices de desarrollo humano o de poblaciones menos favorecidas seleccionados en función a su cercanía de los sistemas de transporte público, para una mejor cobertura de servicios a toda la ciudadanía. Resulta sumamente interesante observar las relaciones de pacto social (González y Carrizosa, 2011, pp. 132-138) entre la ciudadanía y la municipalidad, y los procesos de inclusión desde la participación y la diversidad.

Para Luz Peña (Op.cit., 2011) los parques biblioteca son espacios urbanísticos diseñados para la transformación de una zona urbana en la que se precisa la intervención desde tres ejes fundamentales: educativo, cultural y social. Programas en lo educativo para que el ciudadano tenga acceso al conocimiento, actividades culturales para que el ciudadano descubra su identidad y diversidad cultural y, por último, acciones sociales para que el ciudadano adquiera competencias para la vida comunitaria y enriquezca los procesos de construcción de tejido social. A esa estrategia de intervención urbanística, con elementos esenciales del sistema de espacios públicos para el encuentro ciudadano se ha optado también por denominar acupuntura social. Y no es para menos, es una transformación total.

Al inicio del gobierno del alcalde de Medellín, Sergio Fajardo, su administración pudo identificar dos problemas puntuales a atender: por un lado, desigualdades sociales por una deuda social acumulada y, por otra parte, la violencia arraigada en todos los barrios de la ciudad (Medellín Raíz, 2013). Es muy famoso el planteamiento de Fajardo, llamado “Medellín: Del miedo a la esperanza”, en la que –como buen académico y matemático- presenta su “fórmula política” para la resolución de estos problemas, vale decir: a menor violencia, inmediatamente mayores intervenciones sociales, que generan oportunidades y que restan más espacio a la violencia y, a su vez, suma nuevas oportunidades creando un círculo virtuoso a favor de la ciudadanía. El resto es historia, una gestión digna de análisis y amplios estudios prácticos.

No en vano muchos de los equipamientos construidos y proyectos ejecutados durante la gestión de “Medellín, la más educada” recibieron importantes premios y reconocimientos en el plano nacional e internacional. Y además, permitió colocarle un techo de calidad a futuras gestiones de gobierno que han apostado por la continuidad y que han llevado a Medellín a pasar de ser la ciudad más peligrosa del mundo a ser la más innovadora del mundo[2]. Por alguna razón, el Banco Interamericano de Desarrollo considera el caso de los Parques Biblioteca en Medellín como un vivo ejemplo de recuperación y consolidación de espacios públicos, dicho sea de paso, en territorios de alta vulnerabilidad (Bonifatti, pp. 40-42).

Sin duda, el exitoso caso de los Parques Biblioteca se ha convertido en un modelo internacional y latinoamericano de equipamiento urbano y proyecto estratégico de ciudad. A tal punto, que países como Brasil y Venezuela han intentado replicarlo (Op.cit., Peña): en Río de Janeiro con la inauguración del Biblioteca Parque Manguinho, y en la ciudad de Caracas con la creación del Centro para la Educación, Cultura y Arte “Simón Díaz”. Este último, una iniciativa de la Alcaldía Metropolitana, a través de su Plan Estratégico Caracas 2020.

Como una vez afirmamos, acá lo repetimos: Medellín es el epicentro de la biblioteca pública latinoamericana, y la región tiene en ella una valiosa experiencia piloto para el desarrollo urbano sostenible y el acceso universal a la información.

@rennygranda [Fotografías propias, archivo personal, 2012]

*Versión ampliada del Capítulo IV. Los Parques Biblioteca: un nuevo modelo bibliotecario y de equipamiento urbano para América Latina (pp. 34-43) correspondiente a mi Trabajo Especial de Grado titulado “Propuesta para consolidar un sistema metropolitano de bibliotecas públicas en el Área Metropolitana de Caracas” (2016), para optar a la Especialización en Gerencia Pública en la Universidad Metropolitana (Caracas, Venezuela).

 

Referencias:

Álvarez, D. (2006). Perspectiva cultural, educativa y política de la biblioteca pública. En: Leitura: Teoria & Prática. Revista semestral da Associaçao de Leitura do Brasil. Año 24, Nº 46, marzo 2006, pp. 11-24.

Bonifatti, S. (2015). Liderando el Desarrollo Sostenible de las Ciudades. Unidad temática: Espacios públicos, documento extenso. Banco Interamericano de Desarrollo, Instituto Interamericano para el Desarrollo Económico y Social. Con licencia CC-IGO 3.0 BY-NC-ND (http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/igo/legalcode)

Cátedra Medellín-Barcelona (2007). Buenas Prácticas: Parques Biblioteca. Aprendiendo de Colombia. Cultura y educación para la convivencia y la paz, Nro. 34. Fundación Kreanta, Cátedra Medellín-Barcelona. [En línea] Recuperado en noviembre de 2012, de http://catedramedellinbarcelona.org/archivos/pdf/34-BuenasPracticas-ParquesBiblioteca.pdf

Cuadros, J.; Valencia, J.; Valencia, A. (2013). Las bibliotecas públicas como escenarios de participación ciudadana e inclusión social. En: Rastros Rostros, Vol. 15, Nro. 29, pp. 73-81. Ediciones Universidad Cooperativa de Colombia: Bogotá, Colombia. [En línea] Recuperado en julio de 2016, de http://revistas.ucc.edu.co/index.php/ra/article/view/699/685

Franco, A. y Zabala, S. (2012). Los equipamientos urbanos como instrumentos para la construcción de ciudad y ciudadanía. DEARQ: Revista de Arquitectura de la Universidad de los Andes, pp. 10-21. [En línea] Recuperado en julio de 2016, de https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/5228795.pdf

González, M. y Carrizosa, C. (2011). Entre la planeación urbana, la apropiación del espacio y la participación ciudadana. Los pactos ciudadanos y el Parque Biblioteca España de Santo Domingo Savio. En: Estudios Políticos, Nro. 39. Universidad de Antioquia, Instituto de Estudios Políticos: Medellín, Colombia. [En línea] Recuperado en julio de 2016, de http://aprendeenlinea.udea.edu.co/revistas/index.php/estudiospoliticos/article/download/11758/10689

IFLA; UNESCO (2001). Directrices para el desarrollo del servicio de bibliotecas públicas. Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas, Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura. [En línea] Recuperado en noviembre de 2012, de http://unesdoc.unesco.org/images/0012/001246/124654s.pdf

Jaramillo, O. (2006). Políticas públicas para el desarrollo y fortalecimiento de la biblioteca pública. En: Revista Interamericana de Bibliotecología, Vol. 29 No. 1 enero-junio de 2006. Universidad de Antioquia, Escuela Interamericana de Bibliotecología: Medellín, Colombia. [En línea] Recuperado en enero de 2015, de http://www.scielo.org.co/pdf/rib/v29n1/v29n1a3.pdf

Jaramillo, O. y Montoya Ríos, M. (2005). Revisión del concepto de biblioteca pública. En Biblioteca Pública y Lectura Pública. Universidad de Antioquia, Escuela Interamericana de Bibliotecología: Medellín, Colombia.

Medellín Raíz (2013, Jul. 08). Sergio Fajardo | Medellin, Del Miedo a La Esperanza (Conferencia en el TEC de Monterrey, Mexico). [Archivo de vídeo] Recuperado en julio de 2016, de https://www.youtube.com/watch?v=mlKz1GSsXpQ

Peña, L. (2011). Las bibliotecas públicas de Medellín como motor de cambio social y urbano de la ciudad. BiD: textos universitaris de biblioteconomia i documentació, núm. 27 (diciembre). [En línea] Recuperado en julio de 2016, de http://bid.ub.edu/27/pena2.htm . DOI: http://dx.doi.org/10.1344/105.000001798

Notas:

[1] Palabras pronunciadas por el alcalde de Medellín, Sergio Fajardo Valderrama, durante la instalación del Congreso Internacional: La biblioteca pública, un continente entre los continentes, celebrado en la ciudad de Medellín-Colombia, del 20 al 23 de noviembre de 2007. Transcripción de la grabación sonora realizada por este autor durante el evento.

[2] En 2013, la ciudad de Medellín junto a las finalistas Tel Aviv y Nueva York compitió por tal distinción. Y en votación vía web se llevó el reconocimiento como “City of the Year”, en el concurso organizado por The Wall Street Journal y Citigroup. Más información, vea: http://www.semana.com/nacion/articulo/medellin-ciudad-mas-innovadora-del-mundo/334982-3

The following two tabs change content below.

Renny Granda

Venezolano, Bibliotecólogo (UCV, 2007). Actualmente, realizo una Especialización en Gerencia Pública (Universidad Metropolitana, 2012- ). Este espacio será para analizar, compartir, intercambiar, opinar y reflexionar acerca de la Biblioteca Pública en América Latina. La biblioteca pública como línea de investigación, como institución fundamental y universal, como política pública y como un espacio para la construcción de la ciudadanía. Es apasionante abordar esta partícula de la bibliotecología de forma comparada y en lenguaje latinoamericano. En la actualidad, desarrollo el tema "Las bibliotecas como servicio público en Venezuela". Que vuelen muy alto en este inmenso azul la reflexión crítica y las ideas compartidas...
Notice: Use of undefined constant rand - assumed 'rand' in /usr/home/infotecarios.com/web/wp-content/themes/ribbon/single.php on line 35

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: