La noche del jabalí.

      5 comentarios en La noche del jabalí.
EBA
Fuente: EBA

El Monje Mesrob Mashtots, da un paso al frente y le dice al Rey de los Armenios Vramshapour: “Un alfabeto sin vocales no puede expresar suficientes distinciones” (Val Ross, 2006, p. 27).

¿Por qué es importante tener un gremio que represente nuestros derechos humanos? ¿Saben ustedes donde se le puede localizar? ¿Es utópico pensar que la lucha nos liberara? ¿O necesitaremos ubicar tablas para enterrar ese rancho de bahareque?

Transitamos con la desesperanza en el corazón, como jóvenes ansiosos que miramos de un lado a otro, ocultando un secreto terrible y maravilloso de que llevamos en el pecho un gran corazón, que deseamos lapidar las cofradías cuneiformes, que al pasar de los años, trabajamos, trabajamos y no nos alcanza ni para el sudor.

Los derechos humanos, fueron concebidos para recrearnos y divertir a los demás para una mejor convivencia social y para la armonía en las relaciones humanas, levantarse temprano, estudiar con tesón, llevar el sol en el lomo, seguir escuchando discursos panfletarios de que los gremios están destinados a protegernos y se comportan de manera arbitraria, nos van llevando o ellos van andando en su entorno; es curioso visualizar que se han formado sindicatos, colegios o asociaciones cuyo objetivo es velar por sus intereses.

Tenemos una Escuela de Bibliotecología y Archivología, el detalle es que no existe un Gremio Colegiado, quién nos represente cabalmente, que no sea un recinto plasmado en tinta y papel.

Mis abuelos comentaban que con el cantar de las guacharacas, saben calcular el tiempo de la buena siembra, ¿Cuánto tiempo debemos seguir esperando la consolidación de un gremio? ¿En alguna medida, se ha tratado de defender los derechos de los Bibliotecólogos y Archivólogos? ¿Será que piensan que somos un Centro de Estudiantes, quienes aún no logramos unirnos para tener un frente común y hacer sentir nuestras demandas?.

Tal vez la falta o la inexistencia de cohesión, no ha sido suficiente para hacernos sentir en nuestro sector, donde la falta de promoción de políticas, normativas, leyes, tablas salariales según el nivel de profesionalización, que sea establecido en nuestro país y respetado por las instituciones donde laboramos.

También, influye el poco compromiso asumido por muchos profesionales, lo que nos afecta por la ausencia de un gremio, por lo que no se logra que las demandas planteadas sean atendidas.

Para Gloria Ponjuán Dante (1997), “una de las causas de los bajos salarios se debe al bajo reconocimiento de la profesión bibliotecológica, razón por la cual existe la queja constante y la disminución de la demanda en las escuelas formadoras”.

Tantas veces he escuchado, observado, además de vivirlo en carne propia, que algunos colegas consideran que la desmotivación repercute en el deterioro de nuestra labor, los salarios varían considerablemente, según el ente empleador de turno, bien sea privado, universitario o del gobierno.

Entre ellos, deducen su propia clasificación de puestos, que responde a un salario determinado, donde se contemplan otros supuestos incentivos salariales. Este libertinaje salarial es producto de la falta de una Ley que contemple una tabla salarial acorde a nuestra profesión, entre otras vicisitudes.

No somos paracaidistas, no debemos permitir que un conglomerado de opresores que actúan como jabalíes depredadores, nos mantengan dispersos en dimes y diretes; la falta de información sobre las características de nuestra profesión, si es Ciencia de la Información o Bibliotecología.

Rubén Urbizagástegui Alvarado (2001), argumenta: “ambas disciplinas son aliadas naturales y los bibliotecarios no deberían rechazar a ese nuevo miembro de su familia intelectual, del mismo modo que el Especialista de la Información no debería desacreditar a los Bibliotecarios”. Un criterio justo, razonable y una ponderación para sentar las bases de todo aquel que considera nuestra profesión como una forma de ingreso a la carrera por casualidad y no por escogencia o para usarla de trampolín e ingresar a la carrera que me gusta y está de moda, donde los planes y programas de estudio que no evolucionan con la rapidez del entorno, la sociedad y un gremio efímero que no termina de consolidarse.

Nuestra profesión es de alto nivel, milenaria, inmortal, muchos han sido perseguidos, quemados y, cualquier otra atrocidad que se les ocurra a los inquisidores del aprendizaje,  nadie te hará un espacio, ni te dirá que eres capaz de hacer aportes; nuestra perseverancia, el amor propio, heredado de nuestros padres, abuelos, académicos, usuarios y demás antecesores de nuestra profesión, no es solo un capricho, es también la voluntad de superarse, de dar lo mejor de uno mismo, todos los días, con Dios por delante.

Siempre tengo presente a mi Madre, sabe mi retórica y mi forma de pensar, me dice: ¡Dios te Bendiga! Y para algo deben servir tantas bendiciones.

Fernando Antonio Salas Granado

Bibliografía.

Ponjuán Dante, Gloria (1996). El gran espacio donde no estamos: reflexiones en torno al lugar del profesional de la información en la era de cambio. Cuba: Ciencias de la Información. Vol. 22, n.4, p. 219-226.

Ross, Val (2006). No puedes leer esto. Libros prohibidos, escrituras perdidas, malas traducciones y códigos.- Caracas: Libros de El Nacional.

Urbizagástegui Alvarado, Rubén (2001). Sobre el objeto de estudio de la Bibliotecología y la Ciencia de la Información.- Lima: Editorial Piedra Azul. Disponible en: https://www.academia.edu/2498552/Objeto_de_la_Ciencia_de_la_Informacion

Visitas:7224

5 comentarios en “La noche del jabalí.

  1. jrpsuarez

    Muy bueno felicitaciones,todas las ramas deben entenderse y relacionarse efectivamente para funcionar mejor y dar dividendos para todos. Caracas Venezuela.

    Responder
      1. jrpsuarez

        SALUDOS, Lic.Salas agradables sus escritos en contacto,siempre asisto a la biblioteca nacional de Venezuela,me agradaría hacerle unos comentarios personalmente por mi correo,si se puede, claro,,jorgersuarez2019@gmail.com ,ojalá más gente aqui en nuestro país se paseara por este medio tan valioso,creceríamos más, saludos en contacto.

        Responder

Deja un comentario