Antonomasia.

      No hay comentarios en Antonomasia.
Fuente: Francisco Reyes

En la aurora del bibliotecario, el archivólogo, el documentalista, el museólogo, el académico, el administrativo, el obrero de cada universidad, colegio o instituto educativo, nostálgicamente nos acoplamos en no recordar aquel ayer.

Simple y llanamente nos preguntamos: ¿Qué desea esta nueva generación? ¿Sus expectativas es solo rumbear, beber, drogarse y tratar de mitigar ese deseo de rebelde sin causa? ¿Qué tan importante es tener un cerebro de silicón? ¿Qué tipo de condicionamiento les han inculcado? ¿Es que acaso el gobierno ha drenado, el sistema educativo, pasando de ser motivador a formar subordinados? ¿Hasta cuándo seguirá el acoso del sector universitario, para que no tenga competencia con la realidad de los hechos, que corresponden plenamente a la vida misma?

Ciertamente, un determinado grupo de académicos y el poco personal que aún subsiste en el sector educativo, procuran mantener viva él Alma Mater, hay otro sector que aparentan que todo está estupendamente bien, son esquiroles que pretenden justificar con la tenencia de bonos de obediencia, mantener un juego de supuestos valores y un cinismo rampante; un ejemplo palpable es la designación de las nuevas autoridades de la Universidad Simón Bolívar, CNU hace caída y mesa limpia y designa a dedo a tres autoridades de la USB (Rojas, 2021).

Esta dicotomía, entre los que debemos enseñar y los que se arrodillan, crean una contradicción muy grave en el ánimo de la gente, producto de los cambios violentos,  la atrocidad con la que se atropella y vilipendia los derechos del sector educativo.

A tal punto, que el único educador multimillonario mundialmente, ya fallecido, residía en nuestro país, donde un sector con los medios de información y comunicación bajo el control absoluto, es más poderoso que un salón de clase; no importa cuántas horas consecutivas, de desgaste físico y mental tengan los académicos para continuar con la convicción de enseñar.

La realidad de tanta adversidad, es que en la calle, las comunicaciones de masas, la gente que les rodea, el ambiente de la familia, la radio, la televisión, la prensa, el cine, los matinés y otros factores, han promovido en esta generación, una formación y desinformaciones con un poder de convicción, de arrastre, mucho más gigantesco y fácil de digerir, que todo los que pudiera haber aprendido, revelado o enseñado en la escuela, el liceo o la universidad.

La deserción educativa, ha sido promovida por los desgobernantes de turno, es mejor una chamba juvenil, que leer a Chiavenatto, Quijano, Baca Urbina, Morín, Freire, Prieto Figueroa, por sólo mencionar algunos; paulatinamente ese hechizo educativo y formativo ha dado paso al existencialismo de la calle, la pandilla, los celulares, las redes sociales; materialmente, los jóvenes están más conectados a una prótesis móvil que los rodea, los abarca, los acompaña, los desconecta de todo en la mayor parte de su tiempo. La cruz no pesa, es todo lo que se dice ciegamente, estas balas perdidas han propiciado vivir en una ciudad que abarca todo globalmente.

Subliminalmente, con la aplicación del método Rapport (Jiménez, 2018), que es básicamente “crear sintonía, lograr una sinergia con la persona o personas con la que se esté interactuando”. Donde se genera un ambiente de confianza y una empatía para que la otra persona se sienta cómoda y se muestre más accesible.

Adoptando discretamente las pautas del lenguaje analógico de la persona o las personas con las que interactúan, imitando su postura, sus micro-gestos, su tono, cadencia y volumen de voz, generando ese ambiente de sintonía y confianza, con la cual, les van inculcando que la educación es un recinto aislado, apartado y separado, lo ideal son las promesas panfletarias de gestores en las plazas públicas, recibiendo dádivas, supuestamente de “gratis” y lo más crucial es que en alguna parte alguien lo está pagando, tan solo debemos razonar, ¿Qué esperan a cambio de esta limosna?

Cabe destacar que el gobierno, en su postura de antonomasia de la desconsideración, es decir, primero yo, después yo y luego sigo siendo yo, es porque, no pueden agregar nada a las riquezas de la nación; solamente pueden desviar la producción de aquellas cosas que desea el pueblo, sobre las cosas que desean los políticos.

Un entorno lleno de cambios constantes, para sobrevivir y prosperar en la actualidad, tenemos que adaptarnos rápida y eficazmente, con variables que susciten la resolución de algún problema formativo, ya sea por desajustes sociales, económicos, tecnológicos u otros factores externos, es imprescindible para evitar el estancamiento, los riesgos y la parálisis de las instituciones educativas.

En esta pedregosa llanura que estamos transitando, seguimos con la convicción de no desfallecer en la lucha por seguir formando nuevos profesionales, darle un buen uso a las redes sociales, mejorar sustancialmente la organización y sistematización del sector educativo. Es un sacrificio compartido entre los docentes y los alumnos que desean aprender, para poder garantizar una información pertinente, relativa, especializada y coherente a las necesidades de cada estudiante.

Debemos seguir fomentando, un ambiente ecléctico, reducir el tiempo de respuesta a situaciones comunes y complejas; procurar seguir siendo un centro de formación, de investigación, creación, progreso en las diferentes disciplinas, por tal razón, seguirá existiendo ese Espíritu Universitario, con sentido de estudio, de pasión por la búsqueda de la verdad, con sed de conocimientos, de trabajo investigativo, sin tregua y de entrega total al deseo de saber.

Fernando Antonio Salas Granado.

Bibliografía.

Jiménez, Jorge (2018). Rapport.- España: EUROFORUM. Disponible en: https://www.euroforum.es/blog/calibracion-y-rapport-la-programacion-neurolinguistica-para-hablar-en-publico-ii/

Rojas, Gabriela (2021) CNU hace caída y mesa limpia y designa a dedo a tres autoridades de la USB.- Caracas: Diario Tal Cual Digital. Disponible en: https://talcualdigital.com/cnu-hace-caida-y-mesa-limpia-y-designa-a-dedo-a-tres-autoridades-de-la-usb/

Visitas:3312

Deja un comentario