miejsc pracy opieki zdrowotnej w virginia beach cialis cena w domu testów narkotykowych

La biblioteca y los pueblos originarios de Latinoamérica

j1

A los pueblos originarios se los ha denominado con múltiples expresiones, unas más amplias y complejas que otras. Algunas denominaciones utilizadas son: etnias, indígenas, aborígenes, nativos, etc. Independientemente de su denominación, lo importante no es como se los llame sino que entendamos que son pueblos que han logrado sobrevivir a la actualidad con sus formas, costumbres y tradiciones de vida en sus respectivas áreas geográficas.

En 1983 el Grupo de Trabajo resumió esta definición condensándola en tres criterios generales:

“Son los descendientes de grupos que estaban en el territorio en el momento en que otros grupos de diferentes culturas u orígenes étnicos llegaron allí. Precisamente debido a su aislamiento de otros segmentos de la población de su país, ellos han preservado casi intactas las costumbres y tradiciones de sus ancestros, que son similares a las caracterizadas como indígenas. Son emplazados, aunque sea formalmente, bajo una estructura estatal que incorpora características nacionales, sociales y culturales extrañas a las suyas propias” (Civallero, 2007, p. 27a).

Es imposible hablar de Latinoamérica sin pensar a sus múltiples pueblos originarios que habitan su territorio. Existen hoy muchos esfuerzos e iniciativas para ayudarlos y protegerlos no obstante, es importante interactuar y cooperar estrechamente con ellos a fin de entender sus carencias, su problemática real y de esta forma contribuir con la recuperación identidades y cultura que no hacen sino más que enriquecer a la humanidad.

j2

Según Canosa (2005), citado por CERLALC – UNESCO (2011)

“La décima parte de la población de América Latina corresponde a 400 grupos étnicos que suman 45 millones de individuos. Algunas de estas poblaciones son mayoría en países como Guatemala, Bolivia, Ecuador y México; en otros casos hacen parte de las minorías; y en todos los países enfrentan realidades de exclusión social, cultural y territorial”

La exclusión social en la cual estos pueblos se encuentran develan la discriminación a la que están siendo sometidos, como consecuencia se han perdido en el tiempo muchas de sus lenguas y tradiciones, lo que es una situación lamentable para la historia de sus países y de la humanidad. Las estadísticas sociolingüísticas de UNICEF y FUNDROEIB muestran que América Latina cuenta con 522 pueblos indígenas hablantes de 420 lenguas. Entre ellos 44 solo usan el castellano y 55, el portugués; 107 son pueblos transfronterizos y casi un quinto del total dejó de hablar su lengua.

La Biblioteca

j3En este contexto de desigualdad reflexionamos en el rol de la biblioteca como instrumento para la inclusión social y promotor de una ciudadanía plena.

La biblioteca puede y deber realizar su aporte en el proceso de recuperación de las tradiciones orales, las lenguas en peligro de desaparecer y la identidad de los pueblos. Debe promover la alfabetización y la educación bilingües. Debe asegurar estas tareas desde dos espacios, desde el interior del grupo indígena, a través del trabajo con el patrimonio intangible nativo y fuera de él, mediante la adquisición de nuevos conocimientos estratégicos externo al grupo aborigen y la simultánea difusión de información sobre el grupo nativo en el seno de la sociedad no-indígena (Civallero, 2007b). Asimismo, debe de incorporar en sus procesos, colecciones, planes, etc. todo su saber sobre estos grupos humanos a fin de lograr responder efectivamente a sus necesidades y particularidades.

Por último, Civallero (2007a) describe algunos puntos a tener en cuenta por los bibliotecólogos para asumir su rol social en las comunidades nativas, las mismas que resumiremos a continuación:

  • Las bibliotecas deben conocer y comprender profundamente a sus comunidades a fin que sus políticas respondan de manera eficiente a sus necesidades.
  • Los bibliotecarios deben salir del espacio físico de sus bibliotecas y trasladarse a los campos, a las comunidades, a los pueblos, a las comarcas, asociaciones vecinales, etc. para buscar a sus usuarios ahí donde reside la desigualdad y donde es necesaria la información. He aquí donde inicia el rol social del bibliotecario.
  • El bibliotecario indígena debe adquirir nuevos conocimientos para incluir en su labor herramientas de otras áreas como la historia, la lingüística, educación, etc.
  • Finalmente, los bibliotecarios son parte de la comunidad y como tal no pueden desentenderse de su problemática, carencia y necesidades.

 

Bibliografía

 

 

 

 

The following two tabs change content below.

Juana Chunga Rodriguez

Latest posts by Juana Chunga Rodriguez (see all)

Notice: Use of undefined constant rand - assumed 'rand' in /usr/home/infotecarios.com/web/wp-content/themes/ribbon/single.php on line 35

Comments

  1. By Daniel Gordillo

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: