Seguimos Creando Enlaces

Los pasados jueves 14 y viernes 15 de marzo se llevó a cabo la 8a. Conferencia Anual “Seguimos Creando Enlaces” que es patrocinada por varias instituciones y organizaciones bibliotecarias tanto de los Estados Unidos como de México con el objetivo de compartir experiencias bajo el lema de este año que fue “Los bibliotecarios como educadores – Impactando en los marginados” , el día 14 se celebró en la Biblioteca Central de San Diego California en los Estados Unidos y el 15 en la Universidad Iberoamericana Tijuana.

Tuve la fortuna de que mi ponencia sobre el trabajo que realiza la Red de Museos para la Atención a Personas con Discapacidad fuera aceptada desde el mes de noviembre y eso me hizo preparar información para dar a conocer el trabajo que realizamos en la Ciudad de México y algunos estados de la República Mexicana a fin de que más instituciones se interesaran en participar con nosotros, pero afortunadamente me lleve una grata experiencia adicional, si bien únicamente estuve presente en la sesión del 15 de marzo en Tijuana, los trabajos que se presentaron fueron realmente motivadores y llenos de entusiasmo ya les cuento porque.

Me tocó abrir la sesión con mi ponencia titulada “Red de Museos para la Atención a Personas con Discapacidad. Trabajando por la Inclusión” y afortunadamente fue muy bien recibida, hubo algunas preguntas y dudas sobre como implementar pequeños avances en las bibliotecas y museos del Estado de Baja California y los Estados Unidos, la verdad me sentí orgullosa de estar ahí presentando la labor que realizamos en favor de las personas con discapacidad, sabiendo que aún falta mucho por hacer.

Posteriormente vino la presentación de Ma. Guadalupe Rodríguez de la Biblioteca Pública Municipal, Lic. Benito Juárez, ella nos mostró como con sus propios recursos y el amor y pasión que tiene por lo que hace ha llegado a llevar la biblioteca a las escuelas que más lo necesitan, sin importar su tiempo o lo complicado que pueda ser, sabe que los pequeños anhelan el rato que pasan con ella en la hora del cuento o en saber que nuevos libros les lleva para intercambiarlos. Fue una de las primeras gratas sorpresas del día, afortunadamente, varios asistentes se pusieron de acuerdo para brindarle donaciones y apoyarla en sus gastos de traslados para que siga realizando esa noble labor.

Después se presento el trabajo “Servicios bibliotecarios a comunidades rurales migrantes” de Martín Blasco de la Cooperativa del Condado de Washington, Oregon, este bibliotecario realiza un censo con los encargados de las zonas de cultivo para saber más o menos que población manejan durante los periodos de cultivo y visita los campos, habla con las familias y las involucra de modo que todos tomen una o dos horas a la semana para reunirse en familia y pasar un rato con los libros, toma en cuenta todas las edades y lleva libros sin palabras, con pocas palabras, libros infantiles y novelas gráficas para los jóvenes, sabe que es un trabajo que requiere constancia para lograr la confianza de los migrantes, la mayoría de los cuales a veces no hablan español sino solamente mixteco o zapoteco, pero eso no impide que él realice su labor apoyado por otras instituciones que laboran en favor de nuestros hermanos migrantes.

Para cerrar la maravillosa sesión se presentó Silvia Cisneros de la Biblioteca Pública de Santa Mónica con la ponencia “El antes y después: Cómo la Biblioteca Sucursal Pico ayudó a la comunidad inmigrante a encontrar su voz”, esta fue la cereza del pastel en cuanto a experiencias realizadas con amor y pasión por su comunidad, por ir más allá de la labor bibliotecaria, por escuchar y abrir puertas a la gente que te rodea y lograr que gracias a tu acompañamiento y ayuda puedan crecer y hacer crecer a su comunidad y darle voz para dejar de ser invisible en un país donde los inmigrantes rara vez son escuchados. Fue quedarse con un nudo en la garganta después de escuchar los testimonios de la gente involucrada en el proyecto y los logros que han alcanzado gracias a su organización y a levantar la voz para exigir una biblioteca que se convirtió en pilar de la comunidad de Pico en Santa Mónica.

Sin temor a equivocarme puedo decir que este evento me devolvió la fe en la Bibliotecología, en los bibliotecarios que dan todo sin pedir nada a cambio solo por su comunidad, sus niños, los migrantes, esto es pasión por la gente, amor por el servicio a nuestros usuarios, ejemplos de que si quiere se puede, no importa si no hay recursos, tiempo o ayuda, siempre podemos salir adelante cuando hay vocación verdadera.

Los invito a conocer más sobre el evento en Creando Enlaces y si pueden asistan a alguna de sus ediciones, prometo que no se arrepentirán.

 

 

 

Deja un comentario