CMS de Código Abierto para Bibliotecas. Parte II – Definición y Ventajas.

En este post no vamos a hablar en profundidad sobre la historia de los CMS (Content Management Systems), abordado en mi post anterior de InfoTecarios, pero sí quiero hablarles sobre la evolución del Internet y los CMS en términos generales, para luego abordar su definición y ventajas. 

Web 1.0, páginas webs con contenido estático 

Photo by James Zwadlo on Unsplash

Los websites a sus inicios solían ser como la imagen de James Zwadlo: contenido estático. Un gran cantidad de información mostrada como en un brochurecon nula posibilidad de interacción, muy parecido a esta pared.

Simples sitios webs con básico HTML y básica funcionalidad. La mayoría de las páginas webs incluían información sobre los productos y servicios, detalles sobre quiénes son y algún número o dirección de contacto.

Web 2.0, sitios web más sociales

Photo by Cody Hiscox on Unsplash.

Con la llegada de la Web 2.0 aparecen los sitios dinámicos y se permite a los usuarios tener una comunicación bidireccional. La Web 2.0 se centra en la capacidad de las personas para colaborar y compartir información en línea a través de las redes sociales o los blogs.

Mientras la web pasaba de folletos estáticos a sitios interactivos, el deseo de colaboración iba en aumento – los sitios web debían actualizarse diariamente, con diferentes personas que querían agregar y editar contenido. 

En esta coyuntura triunfan los CMS, como una herramienta eficaz para actualizar, crear y editar contenido de una forma fácil y eficiente.

Web 3.0, el Internet se centra en los dispositivos móviles

Photo by Marvin Meyer on Unsplash.

Los móviles y las tabletas inteligentes realmente tuvieron un impacto en la entrega de contenido web, pero fue un problema para los desarrolladores porque la mayoría de los CMS se crearon para desplegar contenido web en computadoras de escritorio y portátiles, no había manera de entregar contenido para otros dispositivos.

Para solucionar este problema se creó el responsive design, un nuevo enfoque del diseño web para hacer que las páginas webs se desplieguen en una variedad de dispositivos móviles o tamaños de pantallas.

Con las @media queries los programadores o diseñadores webs pueden especificar el comportamiento del contenido dependiendo del tamaño de la pantalla. Los CMS también incluyeron este nuevo enfoque, facilitando el consumo de contenido en diferentes tipos de dispositivos.

¿Qué es un CMS?

Un CMS es un software desarrollado para que cualquier usuario pueda administrar y gestionar contenidos de una web con facilidad y sin conocimientos de programación web. El sistema controla una o dos bases de datos donde se aloja el contenido web y permite manejar de manera independiente el contenido y el diseño.

Según el post Que no te confundan: un Framework no es un CMS, un CMS es un programa informático que permite crear una estructura de soporte (frameworkpara la creación y administración de contenidos.

Es posible manejar el contenido y darle en cualquier momento un diseño distinto al sitio web sin tener que darle formato al contenido de nuevo, además de permitir la fácil y controlada publicación en el sitio a varios editores. Un ejemplo clásico es el de editores que cargan el contenido al sistema y otro de nivel superior (moderador o administrador) que permite que estos contenidos sean visibles a todo el público (los aprueba). (González, 2014)

Los CMS se pueden dividir en dos grandes grupos: los primeros centrados en la creación de páginas webs como WordPress, Drupal o Joomla; y los segundos enfocados en las tiendas online como Prestashop, WordPress + WooCommerce y Magento.

En el caso de las bibliotecas nos enfocaremos en los primeros, centrados en la creación de páginas webs.

¿Cómo funciona un CMS?

Infografía creada por el autor del post.

El CMS funciona en el servidor web en el que está alojado el sitio web. El acceso al gestor generalmente se realiza a través del navegador web y es posible el uso de FTP para subir contenido.

Cuando un usuario accede al URL, se ejecuta en el servidor esa llamada, se seleccionan los elementos gráficos así como el código HTML, y se introducen los datos correspondientes de la base de datos. Luego la página se genera dinámicamente para ese usuario.

El servidor web en contacto directo con los usuarios será el encargado de aceptar y atender esas peticiones a recursos estáticos como imágenes, documentos HTML, CSS, JavaScript, entre otros; y redirigir esas peticiones a recursos dinámicos (Páginas JSP) hacia el servidor de aplicaciones.

Dependiendo de la plataforma escogida existirán diferentes niveles de accesos para los usuarios: desde el administrador (con todos los privilegios) hasta usuarios sin permisos de edición. El CMS controla y ayuda a manejar cada paso de este proceso, incluyendo las labores de publicación de contenidos a uno o más sitios.

A nivel operativo, los gestores de contenido disponen de dos partes: la parte pública y la privada. La primera, es la página web a la cual acceden los usuarios de las bibliotecas; mientras la segunda, es la página a la que acceden los usuarios a través de una clave y un usuario desde cualquier lugar con conexión a Internet.

En función de los permisos de un usuario, la persona podrá acceder a una página interna denominada “maquetadores” para gestionar el contenido de la página web pública.

A nivel de estructura, se definen tres componentes:

  1. La base de datos: Es el lugar donde se almacena todo el contenido de la página web, así como los parámetros de configuración, categorías, organización, usuarios y contraseñas. Las bases de datos más utilizadas para CMS suelen ser MySQL o Postgre.
  2. Código o capa de programación:  Está ubicada en los ficheros de la web. Estos ficheros al ejecutarse solicitan la información a petición del usuario desde el navegador de Internet, para mostrarla de una forma ordenada y estructurada, insertando la información en los lugares correspondientes dentro de la página web. El lenguaje de programación más habitual usado en gestores de contenidos es PHP.
  3. Diseño: Esta capa reside también en los ficheros y define cómo lucirá la página web. Utilizará una maqueta donde se insertará el contenido extraído de la base de datos por el código o capa de programación. Usualmente el lenguaje de programación en esta capa es HTML y CSS, complementado con JavaScript y AJAX.

Ventajas de usar un CMS en tu biblioteca

Un sitio web bien diseñado y actualizado es fundamental para una biblioteca de cualquier tamaño.

Los usuarios de cualquier unidad de información confían en su sitio web para obtener información básica sobre su biblioteca, tal como direcciones a una sucursal, próximos eventos o para buscar recursos en su catálogo.

Los CMS facilitan la creación y manejo de páginas web para bibliotecas por diferentes razones:

  • Fácil de manejar para usuarios no técnicos.
  • Personalización de contenido.
  • Es seguro porque tiene todas las opciones estándar de la industria de seguridad, como aprobación de contenido, verificación de correo electrónico o historial de inicio de sesión.
  • Los programadores y la comunidad están bien organizados para lanzar nuevas versiones del CMS de forma regular.
  • Hay miles de plugins para complementar el CMS básico con nueva funcionalidad de forma gratuita.

En el siguiente post escribiré sobre cómo seleccionar un CMS para tu biblioteca. Cualquier duda déjame un comentario en esta entrada o escríbeme por Twitter mencionando a @InfoTecarios y @Cleyrauc ¡Hasta la próxima entrada!

Referencias.

González, Alejandro (2014) Que no te confundan: un Framework no es un CMS. Recuperado de: https://blogs.ugr.es/tecweb/el-ajetreado-nacimiento-de-los-cms/

 

 

 

 

Deja un comentario