Ansiedad bibliotecaria

Entre las muchas patologías de la información, existe una que ha sido estudiada desde hace más de tres décadas, y me refiero a la ansiedad bibliotecaria. Un fenómeno que no ha pasado desapercibido por los profesionales de la información porque afecta directamente al usuario y a su comportamiento cuando se acerca por primera vez a una biblioteca o en el momento de solicitar ayuda aun bibliotecario.

¿Qué es la ansiedad?

Para entender a la ansiedad desde el punto de vista bibliotecológico, es necesario comprender su significado desde la perspectiva psicológica. Según el diccionario APA es una:

emoción que se caracteriza por la aprensión o síntomas somáticos de tensión en que un individuo anticipa un peligro, catástrofe o desgracia inminente. […] La ansiedad puede distinguirse del temor a nivel tanto conceptual como fisiológico, aunque ambos términos se usan a menudo como sinónimos. La primera se considera una respuesta desproporcionada a una amenaza vaga y no identificada, mientras que el segundo es una respuesta apropiada a una amenaza específica y claramente identificable. (Viveros Fuentes, 2010, p. 32)

La ansiedad es entendida como un temor infundado sobre una situación quepuede ser estresante para una persona, sin que en realidad exista esa probabilidad. En pocas palabras, es un miedo sin fundamento factible. Este temor puede manifestarse en aquellas situaciones cuando un usuario visita por primera vez una biblioteca y no sabe cómo dirigirse al bibliotecario para solicitar su apoyo.

Ansiedad bibliotecaria

La ansiedad bibliotecaria forma parte de otras patologías de la información como son la sobrecarga de información o infoxicación, la infobesidad, la evasión de información y la ansiedad de la información (Bawden& Robinson, 2009, p. 182). Así como la información produce cierto bienestar a quien hace uso de ella, también puede provocar ciertos comportamientos patológicos cuando su uso es excesivo o cuando se evita encontrarse con ella. En este sentido, la ansiedad en la biblioteca no es manifiesta del bibliotecario que proporciona la información sino del usuario que no sabe cómo buscar la información que necesita debido a una serie de factores que considera una barrera infranqueable.

El término ansiedad bibliotecaria fue propuesto por Mellon al referirse al temor o fobia que los estudiantes experimentan cuando van a buscar información a la biblioteca (1986, p. 163). La ansiedad bibliotecaria

conduce a una sensación de impotencia al comenzar una búsqueda de información en una biblioteca, y en sentimientos de pérdida, incapacidad para encontrar el camino y miedo de acercarse al personal de la biblioteca (Bawden& Robinson, 2009, p. 185)

Un sentimiento, como se mencionó anteriormente, infundado debido al desconocimiento de la biblioteca o porque nunca habían interactuado con un bibliotecario.

Bostick (1992, p. 65) expuso la ansiedad bibliotecaria de acuerdo a una escala compuesta por cinco factores principales:

  1. Barreras con el personal
  2. Barreras afectivas
  3. Comodidad con la biblioteca
  4. Conocimiento de la biblioteca
  5. Barreras mecánicas

¿Qué se puede hacer?

Como bibliotecarios debemos estar conscientes que nuestros usuarios presentan diferentes características sociales y académicas que los hacen distintos entre sí. Muchos de ellos pueden estar familiarizados con la biblioteca, sin embargo, existen otros más que nunca han asistido a una biblioteca, o simplemente les cuesta trabajo solicitar ayuda al personal bibliotecario, aun cuando ya son usuarios de los servicios bibliotecarios.

Pese a lo anterior, los diversos factores que conducen al usuario a manifestar una la ansiedad en la biblioteca pueden contrarrestarse de diferentes maneras. Algunos autores, como Mellon (1986) señalan que proporcionar experiencias exitosas a nuestros usuarios, ayudaría al tratamiento de la ansiedad en la biblioteca. Mucho de este trabajo depende del bibliotecario y el apoyo que brinda a los usuarios. Mostrar empatía y disposición para ayudar es uno de los principales elementos para generar confianza en el usuario.

Referencias

Bawden, D., & Robinson, L. (2009). The dark side of information: overload, anxiety and other paradoxes and pathologies. Journal of Information Science, 35(2), 180-191. doi:10.1177/0165551508095781

Bostick, S. L. (1992). The development and validation of the Library Anxiety Scale (Tesis de doctorado). Wayne State University, Detroit, Michigan.

Mellon, C. A. (1986). Library anxiety: A grounded theory and its development. College & Research Libraries, 47(2), 160–165.

Viveros Fuentes, S. (Ed.). (2010). APA: diccionario conciso de psicología. (J. L. Nuñez Herrejón & M. E. Ortiz Salinas, Trads.). México, D.F: Manual Moderno.

Visitas:206

Deja un comentario