Material Instruccional UNA

      No hay comentarios en Material Instruccional UNA

Foto: Fernando Salas Granado

Hoy es posible aprovechar las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC), tanto para representar los estímulos de una manera más flexible, emulando las funciones de la mente humana, a través del hipertexto, multimedia, hipermedia, etc.; como para generar espacios no convencionales – espacios virtuales – donde se lleve a cabo la acción educativa, lo que concierne a una visión de las TIC como mediador instrumental, que en nuestro caso está enmarcado al Sistema Bibliotecario de la Universidad Nacional Abierta.

En consecuencia, el incremento de las necesidades y exigencias de material bibliográfico impreso, por parte de nuestros estudiantes y académicos. Situación que se hace más crítica con el bajo poder adquisitivo de la población, esta obligando a los estudiantes, nuestro principal y mayoritario usuario, a depender totalmente de la información que pueda obtener a través del Sistema Bibliotecario UNA.

Siendo oportuno destacar que los servicios bibliotecarios se fundamentan en cuatro bases muy sólidas: 

  • En primer lugar, la formación, desarrollo y mantenimiento de las colecciones, conformado por medios impresos y electrónicos, las mismas deben responder a los objetivos de la institución a la cual sirven y a las necesidades de información de los usuarios, de la calidad del fondo bibliográfico depende el éxito de la biblioteca; 
  • En segundo lugar, personal capacitado, bibliotecólogos, especialistas en información, administradores, informáticos, técnicos en información y documentación capaces de asumir y comprometerse en el desarrollo de una estructura que dé respuesta a usuarios ávidos de información, capaces de participar en procesos de asimilación tecnológica; 
  • En tercer lugar, servicios ágiles, actualizados, en la que el usuario sea tratado como el centro y razón de ser de la biblioteca, donde sus demandas son satisfechas, tengan acceso a la información, se promueva la lectura y la investigación; 
  • En cuarto lugar, tecnología, para permitir el acceso a la información con pertinencia y eficiencia en el momento que se le necesite. Aun cuando algunas bibliotecas universitarias están utilizando sistemas tecnológicos y algunas otras se encuentran incorporándolas, la situación es crítica por el retraso de varias generaciones en la historia tecnológica que crece aceleradamente, por la falta de equipos, software y fallas a nivel organizacional. 

Por lo anteriormente expuesto, los instrumentos de mediación, a los que hace mención la teoría sociocultural de Vygotsky (1996), se han renovado y, las formas de interacción sociocultural junto a la organización de estímulos, a los que se refiere la teoría de Feuerstein (1991), se han repotenciado.

Ese ha sido el punto de partida del ser humano para poder ser diestro con la tecnología, adaptarnos al cambio, mejorar, aprender, y seguir reaprendiendo, esto es un proceso cíclico que nos llevara parte de nuestra vida y la cual se lo transmitiremos a nuevas generaciones que poseen mejor versatilidad en cuanto al manejo de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) y el acceso al material bibliográfico disponibles en las Bibliotecas de la Universidad Nacional Abierta.

Las TIC siempre han sido herramientas mediadoras, según sus funciones simbólicas y representativas en la transmisión de mensajes, bien sea de hipertexto, multimedia, hipermedia, animaciones, simulaciones, etc., lo que permiten lograr la interactividad de la relación persona-máquina, en un diálogo simulado, de un recurso didáctico innovador en el procesamiento y distribución de los datos a información, conllevando su injerencia en la creación de nuevas formas de diálogos y encuentros síncronos-asíncronos, que desvanecen la presencialidad física para dar paso a un estado virtual y a la generación espacios en los que la interacción humana es modificada a una nueva forma de entender y actuar.

Hipotéticamente pregunto: ¿Dónde quedan las bibliotecas de la UNA? ¿Acaso somos parte un espacio de memoria colectiva en la cual muchos se afanan en decir que el libro va a desaparecer? ¿Hasta qué punto las bibliotecas deben mantener una peregrinación para obtener los recursos necesarios en cuanto a bibliografía y equipos tecnológicos? ¿Sustituimos el catálogo manual o fichero, por un catálogo en línea estático? ¿Cuántos años deben seguir pasando para publicar los módulos UNA en la Biblioteca Digital, en texto completo? ¿Es más rentable desperdiciar tiempo, grabando un Cd con el 5% del total de su capacidad? ¿Qué cantidad de Cd’s se requieren para satisfacer las necesidades de aprendizaje de nuestros estudiantes?

Aludiendo el tema de las modalidades educativas, las TIC re-contextualizan los espacios de encuentro y transforman la mediación pedagógica, con la publicación del material instruccional o Módulos de la UNA en texto completo en el Sistema Bibliotecario de la Universidad Nacional Abierta.

La potenciación de la zona de desarrollo propuesta por Vygotsky (1996), para definir “el espacio donde está el límite entre lo que se puede hacer individualmente y lo que se puede hacer con ayuda”, es decir, el nivel de desarrollo real y el nivel de desarrollo potencial de los usuarios interactuando con el material bibliográfico disponible en las Bibliotecas, propiciando una mediación pedagógica virtual, desde lo que va a emerger en este acercamiento con la revisión documental.

Considero que es avasallante el ritmo progresivo y creciente que poseen los creadores de software y equipos tecnológicos en otros países alrededor de Venezuela, lúgubre es el futuro de la educación en nuestro país en el cual siempre estamos profundamente signados a la espera de la tecnología de la información y comunicación venidera o la asignación de un bajo presupuesto para la compra de material bibliográfico, solo para algunas Bibliotecas de los Centros Locales y Unidades de Apoyo. 

La acción de las Bibliotecas, siempre han estado signadas en generar en los lectores, motivación, aprendizaje y reflexiones sobre sus formas de llegar al conocimiento; con el uso de las TIC en su formación y la sistematización del conjunto de procedimientos para resolver los conflictos cognitivos ocurridos durante la experiencia de enseñanza-aprendizaje.

Por esta razón, siempre ha estado presente la falta de criterio por parte de los administradores del país en fomentar e invertir en la Educación Venezolana, en todos sus sectores, desde básica hasta la superior, no se debe limitar a la regalía de canaimitas o tabletas para argumentar que los ciudadanos poseemos una cultura tecnológica, cuando en realidad por desconocimiento no hay una debida planificación e instrucción del uso de estas herramientas.

La globalización del desarrollo humano, ha suscitado la aplicación pertinente de documentos en texto completo en los medios virtuales, no solo para propiciar la construcción de relaciones intersubjetivas sino, “la metacognición como proceso de autorregulación de las actividades ejecutadas en ambientes virtuales de aprendizaje” (Fainholc, 2012, p.30).

Los altos costos de los libros y la escasez financiera que se les asignan a las bibliotecas, promueven que el negocio de las fotocopias siga creciendo y se mantenga en el tiempo, ya que para muchos estudiantes es difícil comprar algunos textos sugeridos por los docentes y en dado caso las bibliotecas no cuentan con suficientes ejemplares para su consulta.

El tema del COPYRIGHT o Derecho de Autor, esta evidenciado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, publicado en Gaceta Oficial N° 4.638 Extraordinario de fecha 1 de octubre de 1993:

Artículo 1°.- Las disposiciones de esta Ley protegen los derechos de los autores sobre las obras del ingenio de carácter creador, ya sea de índole literaria, científica o artística, cuales quiera sea su género, forma de expresión, mérito o destino.

Cabe destacar que es una ordenanza inexorable, hacer una fotocopia de un libro o una parte del mismo puede ser legal o no, nuestra realidad es que en las universidades siempre ha existido el centro de fotocopiado, bien sea de la facultad o por personas con previo permiso de la institución se dedican a la reproducción del material bibliográfico, y sus principales clientes son los académicos y estudiantes.

La fotocopia es un acto de reproducción, que vemos en todas partes y de forma masiva, y me pregunto: ¿En qué instante nos hemos detenido a solicitar la autorización del autor de un libro para ser fotocopiado?, ¿O acaso las bibliotecas universitarias dentro de sus instalaciones permiten el fotocopiado como ingreso propio?, ¿Será que las bibliotecas universitarias les harán un aporte de las ganancias percibidas al autor de la obra? ¿Quiénes son los beneficiados, el autor, las editoriales, los estudiantes o los académicos?

Por tal razón, la dialéctica de la teoría – práctica, se perfila como insuficiente, planteando intrínsecamente, la necesidad de abordar la publicación del Material Instruccional UNA, sobre las necesidades pedagógicas de los estudiantes.

Considero, para que deba existir una equidad en la distribución y conformación del conocimiento:

  • Debe promulgarse el libre acceso de todas las obras realizadas y/o financiadas por el Estado (públicas, autónomas y privadas).
  • Difundir la digitalización de todas las obras Universitarias con fines de preservación y libre acceso para los estudiantes, académicos y usuarios en general.
  • Proponer que los profesores escriban, preparen compendios, actualicen los planes de cursos, promuevan la publicación de sus trabajos o materiales instruccionales en texto completo, para que sean publicados en la Biblioteca Digital UNA, por y para la comunidad UNISTA.
  • Mantener una comunicación abierta y diáfana con las Bibliotecas de los Centros Locales, Unidades de Apoyo, Nivel Central, pertenecientes a la UNA, escuchar las sugerencias y propuestas de sus pares en los Centros Locales y Unidades de Apoyos, para que los estudiantes puedan acceder a este conocimiento.
  • Es determinante, socializar el intercambio de ideas, permitir el acceso a los materiales instruccionales, y por el derecho a la cultura formativa en un sistema tan rígido que las bibliotecas subsisten por su adaptación al medio ambiente.

Por lo tanto, la dotación de libros, en el caso de los Módulos de la UNA, tal vez por los altos costos de impresión o la perdida innecesaria de grabarlos en Cd´s, sería justo y recomendable colocar este material bibliográfico en formato digital, permitiendo asegurar los recursos bibliográficos, canalizando el acceso a la información pertinente de los Materiales Instruccionales de la UNA.

Es indispensable, para la comunidad UNISTA, Estudiantes, Académicos, Administrativos y Obreros, la calidad del servicio bibliográfico, la UNA siempre ha sido pionera desde sus inicios a partir de 1977, es tiempo de reformular, adaptarse, evolucionar y gestionar  el desempeño de las actividades académicas de Pregrado, Postgrado y darle una respuesta acertada, direccional y centralizada de la información.

Uslar Pietri (1949), argumentaba:

“La universidad debe ser una casa de estudios. Una casa de estudiantes y profesores dedicados al cultivo y a la transmisión de la ciencia.

De la ciencia pura y de la ciencia aplicada a lo humano, y a lo más inmediato de lo humano que para nosotros tiene que ser lo Venezolano.

Una casa donde se adquieran conocimientos y donde además se adquiera una mentalidad. Una mentalidad de labor, de disciplina y de servicio, es decir, la Universidad debe formar los mejores hombres y mujeres para el futuro de Venezuela.

No ciudadanos para la plaza pública o para el enriquecimiento, sino emprendedores para enfrentarse eficazmente y con una conciencia sin flaqueos a los males, las tareas y los problemas del país” (p.109).

Bibliografía.

Fainholc, B. (2012). Una tecnología educativa apropiada y crítica: nuevos conceptos. Buenos aires, Argentina: Lumen Hvmanitas.

Feuerstein, R. (1991). Cultural difference and cultural deprivation. Differential patterns of adaptability. En N. Bleichrodt y P. Drenth (Eds.), Contemporary issues in cross-cultural Psychology. Amsterdam: Swets & Zeitlinger.

República Bolivariana de Venezuela (1993). Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, publicado en Gaceta Oficial N° 4.638 Extraordinario de fecha 1 de octubre de 1993.

Uslar Pietri, A. (1949). De una a otra Venezuela.- Caracas: Monte Ávila Editores

Vygotsky, L.S. (1996). La formación social de la mente: Desarrollo de los procesos psicológicos superiores. (M. Lucci, Trad.) (5a ed.). Sao Paulo, Brasil: Martins Fontes.

Deja un comentario