La Promoción de los servicios bibliotecarios

“El Objetivo de la promoción va más allá de dar a conocer la existencia de la biblioteca y sus servicios; la promoción es el mejor medio para integrar a la comunidad con la biblioteca y para que ésta participe activamente en el desarrollo social y cultural respondiendo a las demandas y necesidades de la población.” Enuncia uno de los manuales de la Dirección General de Bibliotecas de la Secretaría de Cultura en México.

Sin embargo una de las principales debilidades del personal bibliotecario a lo largo del tiempo ha sido trabajar cual hormiga su jornada, olvidándose la mayor parte de las veces de la importancia de la promoción de los servicios que ofrece.

La biblioteca encierra un mundo de procesos, de información adicional a los recursos y servicios con los que contamos para consulta, sin embargo, hemos optado por dedicarnos a realizar nuestro trabajo dejando de costado difundir adecuadamente los servicios bibliotecarios reduciendo estos a los públicos cautivos con los que ya cuenta nuestra biblioteca.

El objetivo principal de la promoción es convertir a los usuarios potenciales en usuarios reales, atraer a todos aquellos que no asisten de manera constante a la biblioteca, brindarles un buen servicio y que este satisfaga sus necesidades de información y actualmente de recreación, ya que actualmente nuestros usuarios son nativos digitales, acostumbrados a los recursos electrónicos y necesitan ser motivados con estos para poder cautivarse de la biblioteca, la biblioteca y el bibliotecario han evolucionado y superado siempre los procesos de adaptación desarrollando sus habilidades de información.

Por tal motivo la imagen que proyecta la biblioteca es un factor primario que le permite promoverla, es decir, si el usuario encuentra que la biblioteca le ofrece, además de libros y otros medios y recursos, el espacio e instalaciones adecuados, asistirán frecuentemente, un usuario satisfecho además de sentirse estimulado a volver, traerá consigo a otros usuarios, y si por encina de esto encuentra actividades adicionales, su concepto acerca de la biblioteca será de primera necesidad. Para tal efecto es indispensable tener la capacidad de poder difundir todas las actividades que se esconden detrás de las paredes de nuestra biblioteca, sin embargo, aunque existen diversos recursos para la promoción de la biblioteca, el medio toral de promoción será la imagen que en ella se genere.

El bibliotecario deberá conocer entonces a su comunidad, haberla analizado y detectar sus necesidades en materia de comunicación, utilizar los recursos que hoy en día ofrecen las redes sociales, además de las demandas que la innovación requieran de este, la información inmediata no es siempre la correcta, de ahí que los bibliotecarios debemos (hasta en las redes sociales)   corroborar la información y hacer de estos recursos un medio con la seriedad y el prestigio que debe llevar la información oriunda de una biblioteca. aprende a comunicar eficientemente su labor para retomar en la sociedad el papel que se merece, y esto a través de la promoción de los servicios bibliotecarios.

Una vez encontrada la fórmula adecuada de comunicación, podemos obtener resultados a corto plazo, pero al hacer de esta una actividad constante y planeada, lograremos obtener resultados también a largo plazo, resultados que enriquecerán la labor del bibliotecario y reafirmarán la función social de la biblioteca.

En resumen, amigo lector, los bibliotecarios debemos mantenernos a la vanguardia en materia de muchos temas, sin embargo, no podemos olvidarnos de la promoción de los servicios bibliotecarios ya que de nada nos sirve la expertis, y los recursos de información en una biblioteca vacía.

Deja un comentario