5 Habilidades directivas importantes en un profesional de la información




El motivo de escribir este post tiene como base la frustración y la carencia de conocimiento relacionado a las habilidades directivas en muchos profesionales de la información y en el propio, charlando con un grupo de colegas sobre el tema llegamos a la conclusiòn de que existen carencias en temas administrativos y directivos que en la formación profesional no se obtiene, en algunos casos los programas se orientan plenamente hacia aspectos màs técnicos como la catalogación y la clasificación, dejando en una segunda fase los temas de gestión y como diríamos en México el profesional se “avienta como el Borras” (hace algo sin pensarlo y toma decisiones precipitadas).

Partiendo de este contexto, vale la pena recuperar la definición:

Habilidad:  Capacidad y disposición para algo (1), dicho de otra manera es la destreza o facilidad para desarrollar algunas actividades o tareas

Las habilidades gerenciales o habilidades directivas se refieren a: las capacidades, habilidades y conocimientos que una persona posee para realizar las actividades de liderazgo y coordinación en el rol de gerente o líder de un grupo de trabajo u organización(1)​; éstas pueden ser estratégicas, tácticas, operativas, «técnicas, interpersonales, conceptuales, diagnósticas, de comunicación, toma de decisiones y habilidades de administración del tiempo».(2) ​Dentro de las habilidades gerenciales encontramos: pensamiento estratégico, orientación a resultados, visión sistémica, liderazgo, trabajo en equipo , conocimiento del entorno, habilidad de negociación, planeación, priorización, gestión del tiempo, sinergia, autogestión personal y desarrollo de los colaboradores y empoderamiento de los mismos.

Partiendo de ello vale la pena comentar sobre algunas habilidades directivas que me parecen fundamentales en todo profesional de la información.

Autoconocimiento.

Inicio con esta habilidad ya que me parece fundamental, debemos saber cuáles son nuestros puntos débiles y fuertes, conocer nuestros límites y fortalezas y, por supuesto, confiar en que podemos mejorar.

Regularmente cuando llevamos a cabo un ejercicio FODA/DAFO suele costarnos el identificar las variantes del mismo incluso para una entrevista de trabajo o para analizar proyectos, grupos o instituciones. Messinger dice que: “Aquel que gobernará a los demás, debe primero ser amo de sí mismo”. El autoconocimiento reside en el corazón de la capacidad de perfeccionarse a uno mismo, pero no es suficiente. Mientras que el manejo de uno mismo depende primero y principalmente de autoconocimiento, otras habilidades (establecimiento y prioridades de metas, manejo del tiempo y manejo del estrés) para el manejo de uno mismo están vinculadas y construidas muy de cerca en el autoconocimiento.(4)

Los estudiosos del comportamiento humano han sabido desde hace mucho tiempo que el conocimiento de uno mismo (compuesto por el autoconocimiento, la introspección y la comprensión de uno mismo) es esencial para el funcionamiento productivo personal e interpersonal de una persona y en la comprensión y empatía hacia otras personas

Habilidades interpersonales

De la mano de esta habilidad se desprenden algunas otras como lo son las habilidad social y la inteligencia emocional, sin embargo la habilidad interpersonal es la capacidad de dirigirse a distintas personas, en diferentes ambientes y con propósitos variados; la habilidad de comunicarse con diferentes audiencias ya sea de forma masiva o a pequeños grupos y la decisión para hacerlo aunque no se conozca a los interlocutores resumen este tipo de habilidades directivas. Es posible mejorar, siendo un oyente activo, trabajando en habilidades de conversación y de discurso y tratando de mejorar en las relaciones personales, esto puede ayudarnos a optimizar las relaciones laborales y para bibliotecarios que se dedican a temas de consulta le pueden permitir detectar de mejor manera las necesidades de información de sus usuarios o trabajar con la formación de usuarios en el uso y manejo de las fuentes de información con las que cuenta en su biblioteca, al final lo importante es mejorar el cómo nos comunicamos con otros en términos generales.

Inteligencia emocional:

Una de las habilidades más importantes en todo profesional es contar con inteligencia emocional y este es un aspecto que es más complejo de desarrollar, Daniel Goleman en su obra apunta los aspectos más significativos de estas habilidades directivas. Pueden considerarse como un complemento a la inteligencia social, ya que giran en torno a la capacidad de comunicación a nivel emocional, la habilidad para comprender las emociones de los demás, entendiendo las situaciones por las que atraviesan. La inteligencia emocional tiene una gran carga interior, ya que para lograr los objetivos descritos es imprescindible estar en sintonía con las propias emociones. Para hacer crecer la inteligencia emocional y desarrollar ese carisma tan anhelado, hace falta profundizar en la comunicación no verbal, aprender a regular y controlar los propios sentimientos y, por supuesto, saber expresarlos de manera apropiada.

Toma de decisiones

Aunque en todo momento estamos decisiones es importante ser màs conscientes para poder ser más asertivos. Tener una mente analítica, capacidad para escuchar, atención al detalle, capacidad para actuar correctamente bajo presión y saber cuándo es el momento de dar un paso atrás y dejar que otros decidan se encuentran entre las características de este tipo de habilidad. Para desarrollar una buena toma de decisiones es imprescindible la experiencia pero, igual de importante y necesaria resulta la formación, en muchas ocasiones se puede complementar con ampliar nuestra cultura generar y conocer sobre estrategia, incluso juegos como el ajedrez ayudan en este tópico.

Gestión de conflictos:

Es habitual que se produzcan roces o se presenten fricciones entre grupos de interés o entre los propios miembros e los equipos de trabajo, saber mediar en estos casos se vuelve fundamental para poder seguir hacia la consecución de los objetivos, no sólo ayudando a resolver este tipo situaciones cuando surjan, sino que también mostrando la capacidad de evitar su aparición. La resolución de conflictos es una cuestión de estrategia, aunque resulta muy útil disfrutar de un amplio conocimiento de las personas con las que se trabaja. La mejor manera de lograrlo es tratar de transmitir a las partes una visión positiva, la de que encontrar una solución donde todos ganen y nadie pierda es posible, y, partiendo de ese “final” avanzar hasta el presente, con las ideas más claras acerca de los puntos donde se pueden hacer concesiones, siendo flexibles y asumiendo que todos tendrán que renunciar a algo.

Como nota al margen es importante mencionar que  las habilidades son aptitudes natas, talentos personales, destrezas y/o capacidades aprendidas y que estas se van trabajando y desarrollando en el día a día.

Esta solo ha sido una introducción, si te ha gustado el contenido de este post, comenta cómo te va con estas habilidades o si tienes algunos ejemplos que desees compartir no dudes en mencionarlo

Referencias y obras consultadas

  1. Real Academia Española. (2014). Disquisición. En Diccionario de la lengua española (23.a ed.). Recuperado de: https://dle.rae.es/?id=JvGWgMw
  2. «Habilidades gerenciales e inteligencias múltiples». upn.edu.pe. 1 de diciembre de 2016.
  3. Griffin, Ricky W. (2011). Administración. Cengage Learning Editores. ISBN 978-6-07481-603-7.
  4. Whetten, D. A., & Cameron, K. S. (2005). Desarrollo de habilidades directivas; (6a ed.). Pearson Educación.
  5. Goleman, D., Raga, D. G., & Mora, F. (2010). Inteligencia emocional Editorial Kairos.




2 comentarios en “5 Habilidades directivas importantes en un profesional de la información

  1. Guadalupe Chávez

    Excelente reflexión y los puntos que señalas. Tienes razón en señalar que no hay suficiente preparación para dirigir dentro de una organización, pero también es cierto que es difícil que saliendo de la carrera llegues a un puesto de dirección, por lo cual la experiencia previa y las habilidades que desarrolles con educación continua o empírica son muy importantes para llegar a esos puestos con una formación completa y más importante aún es reconocer que si éstas habilidades no han sido desarrolladas aprendamos a fortalecer estas áreas de oportunidad, como dicen los administradores.

    Responder
    1. Saul Equihua Autor del post

      Gracias por tu comentario Lupita, llevas razón y la intención de este post es justamente el aportar en esa línea y provocar el desarrollo de los profesionales de la información, quizás comenzando con la lectura de este post y continuando con autoformación, cursos, diplomados, posgrados y todas las opciones que tenemos a mano.
      Un abrazo y saludos

      Responder

Responder a Guadalupe Chávez Cancelar respuesta