La Caverna

      No hay comentarios en La Caverna
Platón
Imagén: biografiasyvidas.com

“Bajo el sello de la blanca tela

Vírgenes y sabios se desvelan

Tú entregada a voluntario exilio

Yo agotado por tanto servicio.

Cosas que aprendiste de pequeña

Yo no las veía en la escuela.

Ignorante entero de tu acto

Tú eres el amo y yo el esclavo”. (Tempano, 1989).

Literalmente, la mente humana es la matriz y potencialidad del talento, pensamiento, inteligencia y capacidad creadora, será repetitivo, rutinario o algo cotidiano y es que, todos pensamos para actuar, para hacer, para ser, y sobre todo convivir con los demás, presencial o virtualmente.

Cada uno de nosotros somos un Director de Orquesta, con la salvedad que no dirigimos  a músicos expertos en la ejecución de un violín, un piano u otro instrumento musical; en cambio, si estamos involucrados y comprometidos con formar, gestionar, promover, sugerir los saberes y conocimientos, que han sido plasmados en cada material didáctico, por autores que fueron y han sido emprendedores, tal vez considerados locos o blasfemos por no seguir la trayectoria conductista de un sector inquisidor.

Que poco le importa al sol, si el indio no tiene techo, y el que anda en la oscurana con poca luz se encandila, muy certeras las palabras de Pablo #1, un hombre recio, curtido por el tiempo, con su sombrero de pelo e’guama, ataviado de un liqui liqui color crema, alpargatas tejidas de color negro con suela de cuero, siempre pendiente, observador y paciente detrás del mostrador de la botica de su propiedad.

El relata que nunca fue a la escuela, su aprendizaje y enseñanza era labrar la tierra, atender el ganado, levantarse antes de que salga el sol y llegar a casa durante la puesta del sol, el considera que el conocimiento, es como una magia que nos permite resolver algunas situaciones problemáticas, muchas de ellas pueden parecerse, más cada una, es única e irrepetible.

Pretendo aprender de sus semblanzas, no sabrá leer y escribir, lo importante es que su experiencia de vida, de saber descifrarla y convivir con ella le ha permitido evolucionar en esta vida. Tal como el más célebre tecnofóbico Sócrates,  quién manifestó un rechazo total al desarrollo de la escritura (tecnología simbólica), el cual está sustentado en el diálogo de Fedro, escrito por su alumno Platón 370 a.C.

Sócrates, argumentaba que “si los seres humanos aprendieran a escribir, el olvido se apoderaría de sus almas, lo más complejo sería que dejarían de ejercitar su memoria al fiarse de lo que ha sido escrito” (Editorial Patricio de Azcárate, tomo 2; 1871).

Metafóricamente, Sócrates, les explicaba a sus alumnos en uno de los diálogos de la República, la situación de unos hombres que vivían encerrados en una caverna desde su nacimiento, atados de pies y manos, decía que estos debían mirar siempre hacia delante, sin poder girar sus cabezas, únicamente veían sombras proyectadas por el fuego de las antorchas en el fondo de una caverna, subliminalmente les hicieron creer que esta información era la realidad, un discurso Napoleónico y conductista.

Si en dado caso, alguno de ellos fuese liberado y saliese al mundo, se percataría que solo conocía las sombras y que una vez libre para leer, aprender, palpar y convivir con los demás podría apreciar la verdad o parte de ella que obtendrá en la medida que vaya adaptándose a su medio ambiente.

Por lo tanto, si superamos la etapa embrionaria y salimos del aislamiento de la Cueva Napoleónica de cada salón de clase, décadas de discursos panfletarios de los políticos en las plazas públicas, de falsos profetas que adoran la billetera ajena; tal vez, con la primordial visión de crecer exponencialmente como emprendedores y no subordinados, para no ser repetitivos y emular a nuestros pares en nuestra etapa universitaria.

López Salazar (2016), considera que: “lo importante no es cuánta información tienes, sino, qué es lo que vas hacer con élla”. Algunas personas no tienen acceso a la educación, otros con sacrificio logran estudiar en la universidad y, no solo se trata de estar sentados horas y horas, escuchando, memorizando, repitiendo las ordenanzas del profesor; grave error si somos conformistas con las lecturas o lo que nos sugieren en clase, sin que el académico de turno incentive a los alumnos a investigar, a discernir, contradecir o aseverar que el aprendizaje es multidisciplinario.

Peter Drucker (1994), sustentaba que: “Los conocimiento disponibles estaban en poder exclusivamente de los miembros de mayor rango en las organizaciones; el resto eran asistentes u operarios, que en su mayor parte hacían el mismo trabajo y lo ejecutaban tal como se les ordenaba”.

Hoy en día las actividades organizacionales están en completa transición, se han vistos obligados a evolucionar, actualmente al personal se les solicita con mayor responsabilidad: recaudar información, difundir información, elaborar mecanismos de comunicación dentro de su equipo, para asegurarse que los objetivos se cumplan.

Cambiar viejos hábitos y adquirir otros nuevos, aprender una amplia gama de nuevas técnicas de gestión, planificación y control, para obtener una conclusión satisfactoria y crear un cambio idóneo; debe o debería existir una actividad participativa que contribuya a estructurar un equipo comprometido, dispuestos al intercambio de experiencias.

Moreira y Césario (2021), argumentan: “Este vínculo es una fuerza estabilizadora que une a los empleados con las organizaciones donde trabajan”. Concuerdo con la idea sustentada por los autores, en el que todos los casos de valoraciones o prioridades que se puedan obtener de una manera u otra, donde intencionalmente la pauta es solapar la renuencia a considerar propuestas de cambios, si son hechas por empleados subalternos; los prejuicios contra las mujeres que ocupan cargos directivos y contra el personal que pertenecen a diferentes grupos étnicos, religión o grupos sociales determinados y; un mal latente es preferir el chismorreo a un planteamiento abierto.

Las posibilidades de mejorar la estructura, los procedimientos o planes, procurando “moldear las actitudes psicológicas y sociológicas de nuestro medio ambiente organizacional” (Moros, 2003), puede arraigar en el personal una comunicación idónea, que fomente la participación de los trabajadores aportando sus ideas o quejas, para el control y ejecución de las metas trazadas.

Hay que señalar que la similitud perceptiva de los objetivos que se han de lograr, son esenciales para la comprensión de la distinción, satisfacción durante y  después de haber terminado una asignación. Posterior a esto, queda demostrado que un personal fuera de la caverna, logra ver las posibles mejoras ulteriores, nuevos riesgos, medidas necesarias, entre cada asignación la duración es relativamente breve o larga, dependiendo del ritmo con el cual se valla desenvolviendo el entramado logístico y comunicacional, mediante una evaluación de los beneficios reales, donde el grupo multidisciplinario va a demostrar el acierto y la exactitud del diagnóstico preliminar con las posibles soluciones obtenidas.

A lo sumo, Pablo #1, me comentaba, mijo, los criterios y valores empleados en cualquier ámbito, se modifican de vez en cuando, no todo es tan lineal, la vida es totalmente de percepción, disposición, continuidad, ritmo, paciencia, estos cambios suelen darse; si usted,  que ha ido a la universidad, leído cualquier cantidad de libros, autores, memorizando citas, fechas y, lo que le hayan inculcado en el salón de clase; donde tendrá muchos títulos, lo felicito, que bien se ve su nombre impreso en un cartón o diploma, como lo quiera llamar.

Es una comunicación de ida y vuelta, destinado a llegar a un acuerdo cuando usted y las otras personas tienen algunos intereses en común y otros contrastes. No debemos creer en negociaciones basadas en artilugios, en jugadas dudosas, ni la utilización de conocimientos antagonistas.

Queda de parte suya ser mediador, negociador, consejero, director, sumar más personas para nuevos retos, honorable, amable, respetuoso con su entorno, observador, tolerante y mucho más; debes seguir aprendiendo, para plasmar tu huella en esta vida y dejar la caverna para poder ver la Luz.

Fernando Antonio Salas Granado

Bibliografía.

Drucker, Peter (1994). La sociedad poscapitalista. Bogotá: Editorial Norma.

López Salazar, José Jesús Rafael (2016). Competencias informacionales de los estudiantes de la Escuela de Bibliotecología de la Universidad Central de Venezuela.- Caracas: Postgrado en Gestión de Investigación y Desarrollo. Vol. 01 – N° 01 – Diciembre, p.10.

Moreira, Ana; Cesário, Francisco (2021). Organizational Commitment as a reducer of Turnover Intentions: which component (affective, calculative and normative) is the best predictor?.- Lisboa: Instituto Superior de Psicologia Aplicada and ISMAT.

Moros, Ángel (2003). Evolución del concepto de conocimiento desde la pirámide informacional: propuesta de servicio de gestión del conocimiento científico para instituciones de educación superior. Madrid: Universidad Carlos III.

Platón. (1871). Fedro.- Madrid, España: Patricio de Azcárate, tomo 2.

Tempano (1989). Amo y esclavo.- Caracas: Sony Music/Columbia Records. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=ZEDDBiNfP_w

Visitas:1758

Deja un comentario