Design Thinking para Bibliotecas una introducción

Las palabras innovación y disruptivo, son dos palabras que escuchamos con mucha frecuencia últimamente, y no es para menos ya que se espera que en los próximos años, se incremente la innovación en todos los ámbitos del ser humano, muy de la mano de tecnologías asociadas con macro tendencias que se relacionan con la Inteligencia Artificial, el Internet de las cosas o Big Data. De la mano de la innovación solemos escuchar sobre Design Thinking, pero ¿Qué es Design Thinking?

Conocer la respuesta a esta pregunta es la finalidad de este escrito. Si bien las bibliotecas han existido durante siglos, nunca ha habido un momento tan adecuado para reflexionar sobre el futuro de las bibliotecas. En muchas comunidades alrededor del mundo, las bibliotecas públicas siguen siendo el único lugar donde cualquier persona, independientemente de su educación o nivel de habilidad, puede tener acceso a la información.

En muchos casos las bibliotecas permanecen infrautilizadas, además como suele ser costumbre tienen presupuestos y recursos limitados. Los desafíos que enfrentan los bibliotecarios son reales, complejos y variados. Dada la rápida evolución del panorama de la información, los profesionales de la información necesitan nuevas respuestas que se presenten bajo nuevas perspectivas, herramientas y enfoques.

Es importante tener en cuenta que algunas bibliotecas han cambiado su enfoque y perspectiva para adaptarse a las necesidades del siglo XXI. Hoy en día hay diversos ejemplos en los que las bibliotecas tratan de transformarse para sus usuarios y se convierten en centros de servicios a los ciudadanos, espacios de trabajo conjunto (Coworking) y hasta sitios para la experimentación (Makerspace) entre otros.

En este contexto Design Thinking se presenta como una metodología de resolución de problemas con un enfoque creativo, práctico, intencional y repetible, que pretende estimular soluciones innovadoras y dar respuesta a las necesidades reales de los usuarios, mejorando el resultado obtenido y, como consecuencia, su experiencia en relación con el servicio.(1)

Y como su nombre lo dice se basa en el diseño a través del pensamiento, el cual también es una forma de pensar, porque empiezas a ver el mundo como un diseñador, incluso si no lo eres. Pensar como un diseñador no se trata de saber dibujar, se trata de abrazar lo desconocido y ser creativo ante la ambigüedad. La adopción de la mentalidad de un diseñador le permite ver los problemas como oportunidades y le brinda confianza para comenzar a crear soluciones transformadoras. Sabemos que este enfoque puede ser diferente de la forma en que normalmente trabaja y la idea de no saber el resultado final puede dar miedo, pero vale la pena tener en cuenta que es importante confiar en el proceso.

Los pasos básicos del proceso del pensamiento de diseño, se compone de la inspiración, ideación, e iteración.

Inspiración: Se trata de identificar un reto de diseño y descubrir nuevas perspectivas sobre la oportunidad.

Ideación:  Se trata de generar ideas y hacerlas tangibles.

Iteración: Se trata de experimentación continua basada en la retroalimentación de los usuarios.

Al considerar el proceso del pensamiento de diseño en su etapa de Iteración el usuario será el foco para el desarrollo de nuevas ideas y al tener en cuenta al usuario será necesario considerarlo desde una perspectiva holística: sus deseos, expectativas y necesidades, sus limitaciones físicas y cognitivas, sus aspectos racionales e irracionales o afectivos, el contexto de uso, etc. El proceso para incluir la perspectiva de los usuarios es siempre un proceso iterativo, esto es, en fases que se retroalimenta.(1)

El proceso de Design Thinking se se basa en  cinco etapas, las cuales no necesariamente serán lineales o consecutiva. En cualquier momento es posible variar la dirección hacia atrás o hacia adelante, incluso ir a etapas no consecutivas. Se inicia recolectando mucha información y generando una gran cantidad de contenido, que crecerá o disminuirá dependiendo de la fase en la que se encuentre, las etapas son:

  • Empatía
  • Definición
  • Ideaación
  • Prototipar
  • Evaluar

Hoy en día esta metodología se usa en varias compañías que van desde las tecnológicas como Facebook, Apple, Google, hasta las bibliotecas. Al ser un gran generador de innovación, se puede aplicar a cualquier campo. Desde el desarrollo de productos o servicios hasta la mejora de procesos o la definición de modelos de negocio. Su aplicabilidad tiene como límites nuestra propia imaginación.

Esto es en principio “Design Thinking”, para lograr la metodología es posible trabajar con diferentes técnicas, de las cuales hablaremos en el siguiente post.

Si es de tu interes este post deja tus comentarios en el Blog o en Redes sociales.

 

Obras y sitios recomendados.

  1. Burguillos, F. (2016). Design thinking for libraries: Piensa el futuro de la biblioteca como lo haría un diseñador. Anuario ThinkEPI, 10, 109. doi:10.3145/thinkepi.2016.19

 

Visitas:213

Deja un comentario