miejsc pracy opieki zdrowotnej w virginia beach cialis cena w domu testów narkotykowych

Competencias del siglo XXI y el bibliotecario académico

Las competencias del siglo XXI son un término bastante familiar en Educación y Biblioteconomía.  La literatura consultada coincide que éstas incurren en los conocimientos que una persona, en el nuevo milenio, debe poseer para desempeñarse en el mundo escolar, académico o laboral.  A pesar de que nos encontramos en la segunda década del siglo XXI, aún nos topamos con muchos elementos que parecen ser muy nuevos; aunque exista un mar de literatura sobre el tema.  A la raíz de la popularidad de estas competencias y la necesidad de adiestrar a la población a las nuevas tendencias tecnológicas, algunas asociaciones profesionales se han dado a la tarea de definir las mismas.  Entre las asociaciones que han publicado manuales sobre las competencias de información se encuentra: American Association of School Librarians, una división especializada de American Library Association; P21; Institute of Museums and Library Services; entre otros.

Las competencias del siglo XXI se dividen en las siguientes cuatro categorías y temas, según lo define P21:

I. Conocimiento de materias de fundamento y temas del siglo XXI

  • Dominio del lenguaje (lectura, comunicación oral y escrita)
  • Lenguas mundiales
  • Arte
  • Matemáticas
  • Economía
  • Ciencia
  • Geografía
  • Historia
  • Gobierno y temas cívicos

II. Emprendimiento e innovación

  • Habilidad para ser creativo e innovador
  • Pensamiento crítico y habilidad para solucionar problemas
  • Comunicación eficiente y destrezas de colaboración

III. Destrezas de información, medios y tecnologías

  • Competencias de información
  • Competencias mediáticas
  • Competencias en el uso y manejo de las TIC

IV. Destrezas de cotidianidad y profesionales

  • Flexibilidad y adaptabilidad
  • Motivación e iniciativa
  • Destrezas sociales y culturales
  • Productividad y habilidad para rendir cuentas
  • Liderazgo y responsabilidad

Paralelo al desarrollo de las competencias, se menciona el dominio de temas del siglo XXI:

  • Conciencia global
  • Conocimiento sobre temas financieros, economía, empresa y emprendimiento
  • Conocimiento sobre civismo
  • Conocimiento de salud
  • Conocimiento sobre temas ambientales

Estos no son únicos de esta época. No obstante, son herramientas que le brindan al ciudadano información pertinente a su gesta profesional y cotidiana.  Al igual que muchas profesiones, los bibliotecarios y profesionales de la información son evaluados bajo estas competencias, pues sin ellas no podría ser diestro en la profesión.

“Books are only one aspect of what libraries and librarians are about. Librarianship is a people profession; a librarian’s job is to connect people with the information they are seeking, whatever format that may take. At their heart, all library jobs have a central purpose: to help people access and use information, for education, for work, or for pleasure. In all library roles customer service and communication skills are important. If anyone ever thought they’d become a librarian because they liked books or reading, they would be sorely disappointed if they did not also like people too. Libraries of all kinds are keen to demonstrate their value to as wide an audience as possible, and to open up access to culturally significant resources that they hold” (Gragg & Birkwood, 2001, párr. 3).

La búsqueda de información es sólo uno de los muchos aspectos que el bibliotecario tiene que proveerle a los usuarios.  Entre el conocimiento sobre la búsqueda de información a través de varios medios, el bibliotecario también debe tener conocimiento sobre cómo funcionan las herramientas que utiliza.  Igualmente, se sugiere que sepa como crear información haciendo uso de estas herramientas.  Farkas (2006) relata en su blog las diferentes exigencias de muchos empleos dentro del campo de la biblioteconomía:

“What I realized once I started looking for jobs was that a large number of public service jobs these days require tech skills. Whether the ads ask for HTML skills, knowledge of scripting languages, the ability to deal with the back-end of the OPAC, the ability to translate library services into the online medium, the ability to troubleshoot basic computer and printer problems, or just a good healthy knowledge of emerging technologies, it has become increasingly important that librarians keep up with technology and have certain basic skills” (párr. 1).

El bibliotecario debe poseer muchas de las cualidades que distinguen al ciudadano del siglo XXI y ser capaz de ser un ejemplo sobre cómo emplear estas competencias en el entorno laboral.  En el caso de las bibliotecas académicas, el profesional de la información debe estar a la par con las tendencias de diversas profesiones y campos.  También debe ser capaz de evaluar herramientas tecnológicas críticamente y hacer recomendaciones para la evaluación del currículo académico (Farkas, 2006).  No obstante, la alfabetización digital debe estar de la mano con las competencias del siglo XXI, i.e. pertinencia cotidiana y profesional.

La pertinencia del conocimiento es uno de los elementos cruciales de las competencias del siglo XXI.  Este aspecto es uno señalado por Area Moreira (s.f.) en relación al éxito escolar y la multialfabetización.

“El alumnado señala que se aburre en clase y que no encuentra sentido a lo que se estudia en las escuelas. Las familias tienden a desentenderse de las responsabilidades educativas sobre sus hijos reclamando al estado que se ocupe de los mismos. Los medios de comunicación social son instituciones más poderosas que la propia escuela en la transmisión de valores culturales sobre la infancia y la juventud. Todo ello son los síntomas del desconcierto escolar ante los múltiples fenómenos de cambio tecnológico, político, cultural y económico de la sociedad global del siglo XXI” (párr. 11)

Paralelo a lo mencionado por Area Moreira, Jain (2013) discute que las bibliotecas académicas han sido parte de un gran cambio.  Contrario a los paradigmas anteriores, en el cual la misión de la biblioteca era la preservación y conservación de los recursos impresos, la biblioteca actual busca ser pertinente a las necesidades de la institución y al público a quien le sirve.  Junto al enfoque del servicio al usuario, las tareas del bibliotecario también han cambiado.  Ahora más que nunca, el bibliotecario académico debe promover su gestión, ser diseñador de contenido web, ser capaz de trasmitir su conocimiento sobre el manejo de herramientas digitales, mercadear sus entorno, tener conocimiento sobre el rendimiento de cuentas y ser capaz de realizar diversas tareas combinadas de una forma armoniosa (Jain, 2013).

Las competencias el siglo XXI son una representación de cómo nuestra sociedad se está enfocado más a la versatilidad, concientización de los entornos y la nueva economía.  Al igual que muchas profesiones, la gesta bibliotecológica se ha redefinido ante los ojos de los estudiantes universitarios y profesores.  Ahora más que nunca, la comunidad universitaria cuenta con el apoyo y el conocimiento del profesional de la información.  Junto a este apoyo, el bibliotecario también es un modelo que busca mostrar cómo emplear estas competencias.

Referencias

American Association of School Librarians. American Library Association. (2007). Standards for the 21st-century learner.

Area Moreira, M. (s.f.). Tecnologías digitales, multialfabetización y bibliotecas en la escuela del siglo XXI. EDUCREA.

Cragg, E., & Birkwood, K. (2011). Beyond books: What it takes to be a 21st century librarían. The Guardian.

Frakas, M. (2006). Skills for the 21st century librarian [Publicación de blog].

Institute of Museums and Library Services. (2009). Museums, libraries, and 21st century skills.

Jain, P. (2013).  A paradigm shift in the 21st century academic libraries and librarians: prospectus and opportunities. European Journal of Academic Research, 1 (3), 133-147.

P21. (s.f.) Framework for 21st century learning.

Parkes, D. (2013). Future librarians, future skills: Skilling librarians for the 21st century. SCONUL, 58, 37-38.

Semmel, M.L., (s.f.). Advancing 21st century learning: The role of museums and libraries. P21.

The following two tabs change content below.

Alejandra Sofía Méndez Irizarry

Soy una bibliotecaria puertorriqueña. Me desempeño como bibliotecaria de assessment e instructora de competencias de información en el entorno universitario. Poseo un grado de maestría en ciencias bibliotecarias y de la información de la Universidad de Puerto Rico (UPR). Además de mis labor como bibliotecaria, soy estudiante doctoral en el Programa de tecnologías del aprendizaje de la UPR.

Comments

  1. By Maria Teresa

    Responder

    • By Alejandra Sofía Méndez Irizarry

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: