La estantería, un compromiso de todos

Alguna ocasión te has puesto a pensar, ¿Cuánto cuesta mantener la estantería de tu biblioteca? O quizá ¿Cuántas personas trabajan antes de poder tomar los libros de los estantes?

Si eres usuario de biblioteca, quizá no tengas ni idea de cómo es que se vinculan las áreas en una biblioteca para lograr el producto final que para muchos es el sencillo procedimiento de tomar un libro y llevarlo a casa con la seguridad de tener en tus manos la información necesaria para tu trabajo, tarea o investigación, sin embargo es bueno realizar este pequeño ejercicio para poder comprender la importancia del acomodo de la estantería.

Las bibliotecas se clasifican y se catalogan ya sea por el método LC (Library of Congress) o el método  Dewey (el más antiguo) de estos hablaremos en futuras ocasiones. Cuando la biblioteca tiene un área especializada que se dedica a desarrollar la colección es ahí donde comienza todo, el área de desarrollo de colección es la responsable del análisis de la colección con base en diversas métricas según la institución lo marque, generalmente se realiza con base a la circulación de los materiales y/o a la particularidad de la biblioteca, ya sea pública, especializada, privada, universitaria, o escolar; una vez que se han seleccionado los materiales esta misma área normalmente se encarga de la adquisición del acervo ya sea físico o electrónico, en este caso ya que estamos hablando de la estantería sólo haré referencia al acervo físico.

Una vez adquiridos los materiales se turnan al área de Procesos Técnicos donde personal especializado en catalogación y clasificación (ya sea en Dewey o en LC) se encargan de la preparación de los materiales, clasificándolos y catalogándolos (según su área del conocimiento, autor, año, ISBN, precio, número de hojas, sellos, etiquetas, sensores, etc.) y por ende al trabajar estos materiales se van dando de alta en el catálogo de la biblioteca, muchos de los que hemos sido usuarios de las bibliotecas desde hace algunos (muchos) años recordaremos que manejaban las bibliotecas catálogos topográficos o tarjeteros generalmente eran muebles de madera o de metal con muchos cajoncitos ordenados de  manera alfabética donde buscábamos nuestros libros.

Hoy en día esto casi ha desaparecido de la faz de planeta y se han sustituido por los catálogos automatizados públicos, conocidos también como OPAC por sus siglas en inglés (online public access catalog), todo esto con la única finalidad de que puedas tener un acceso más amigable para localizar tus materiales.

Cabe señalar que cada biblioteca tiene su método para adquirir, clasificar, catalogar  y procesar sus acervos, el anterior es solo un ejemplo de una biblioteca donde se lleva a cabo el procedimiento completo desde el desarrollo de la colección, el procesamiento de los materiales, la ubicación en el OPAC y el acomodo en la estantería.

Todo este proceso debe funcionar a la perfección, un libro mal catalogado, o mal acomodado, es un libro perdido en el universo de tu estantería, es un libro que jamás tendrá circulación y un gasto que bien pudo haber sido una gran inversión.

Tanto el procesamiento, como la ubicación que se encuentra en el lomo de libro, deberá coincidir con la ubicación que aparece en nuestro catálogo y con el acomodo en la estantería, sin errores, preciso y sincronizado de otra forma nadie lo podrá encontrar, o quizá algún día aparezca en algún inventario o de plano si bien nos va en algún proceso de acomodo de estantería masivo.

Hablar de la vinculación de todos los procesos que se viven en un biblioteca no puede resumirse en una nota como esta, hay y existen muchas actividades entre cada una de las áreas de la biblioteca, este breve y quizá impreciso ejercicio tiene el único objetivo de generar conciencia entre nuestros usuarios que aún no han logrado darle el valor justo a la estantería, y de la trascendencia que tiene tanto para el usuario como para el persona bibliotecario el mantenerla bien acomodada.

En resumen quisiera invitarte a ti que haces el favor de leerme, que la próxima vez que te encuentres en una biblioteca, te fijes dónde dejas los materiales que ya no vas a utilizar, generalmente toda biblioteca cuenta con señalamientos de donde debes colocar tus materiales en devolución, y si eres un súper usuario mucho agradeceremos tu valioso apoyo al ubicar tu libro donde lo tomaste, la estantería es una labor de todos, mantenerla, resguardarla y apoyar a un nuevo usuario es un compromiso de todos los que de algún modo somos parte de la comunidad de nuestro amado recinto de las letras, y la información, al final del día en la biblioteca trabajamos para brindarte la mejor de las atenciones y los bibliotecarios como podrás percibir somos mucho más que libros.

Deja un comentario