El encanto de “Voltaire and Rousseau”, una de las últimas librerías independientes en Escocia.

Librería Voltaire and Rousseau en Glasgow, Escocia.

He dedicado mis últimos posts en Infotecarios a escribir sobre programación, pero no hoy. Cuando escribo estas líneas es Good Friday en Reino Unido o “viernes santo” como lo llamamos en América Latina, una excusa perfecta para dejar a un lado las líneas de código e ir a visitar librerías.

Empecé el Easter Weekend con buen pie. No solo porque hizo un día “soleado” primaveral maravilloso sino porque creo que acabo de visitar la mejor librería independiente de todo Reino Unido: The Voltaire and Rousseau Bookshop en Glasgow, Escocia.

No hice ninguna investigación al respecto. La historia de cómo llegué a parar allí es porque seguí los consejos de una amiga que solía vivir por ese vecindario. Ella me habló de la calle Otago Lane. No me sonó de nada, pero me convenció cuando hizo referencia a una gran librería de segunda mano con un gato obeso y una tienda de té cercana.

El callejón no tiene nada especial, aparentemente, hasta que te topas con una vitrina atiborrada de libros. Un caos perfecto de colores y texturas que ha sido parte del tejido del West End por más de 40 años.

Más que una librería Voltaire and Rousseau es una especie de lámpara de Aladín donde puedes hacer raros hallazgos junto a nuevas ediciones, mapas, atlas, incunables y libros de bolsillos. Un tesoro apilado en columnas, sin orden aparente, que invita a ser explorado junto a una taza de té.

Cliente en la librería Voltaire and Rousseau.

De hecho, obtener un libro es una aventura. Literalmente. Si quieres tomar una primera edición de Jane Austen debes poner a prueba tus habilidades de yoga o Jenga para balancearte correctamente y no ser aplastado por una pila de atlas de tapa dura de la vida silvestre en Escocia.

Después de salir de allí, totalmente encantada, me dirigí a mi desk rentado en “Los Unicornios Ninjas”, juro que así se llama el work space donde trabajo, a tan solo unos 15 minutos de la librería. Una vez  allí le comenté a la chica del escritorio de al lado sobre la librería Voltaire and Rousseau.

La joven inglesa conocía al dueño, David, según ella una de las personas más agradables que podrías conocer. En ese momento recordé a un hombre con barba echado en un asiento en la librería, al lado de una caja registradora y un gato obeso ¿Será ese hombre David?

No lo pude detallar bien. El hombre descansaba en un mar de libros y estaba a punto de caerse dormido. Parecía estar nadando entre ellos, apacible y contento; supongo de eso se trata la vida de librero. 

La conversación paró, abrí mi laptop e hice la búsqueda en Google: Voltaire & Rousseau owner y me encontré con los nombres Joe & Eddie McGonigle, hermanos y dueños ¿Quién era David?

La página web encontrada en Google era a su vez un co-funding para salvar la calle Otago Lane y en ella se arrojan algunas luces sobre el origen y funcionamiento del establecimiento.

El negocio de Joe y Eddie abrió sus puertas en el año 1972, en sus espacios se suele ofrecer literatura francesa y extranjera (por el nombre de la tienda), pero no se especializan en ningún tema, aunque sí venden muchos libros escoceses. 

“A.L. Kennedy, Bernard McLaventy, Tom Leonard, Barry Humphries, Dennis Healey, Pat Kane, Rev. Ian Paisley, Alexander Trocchi (deceased), Margaret Attwood are some of the more famous people who have been customers.”

En el site comentan sobre algunos clientes famosos y sobre la naturaleza de su clientela: estudiantes, autores, periodistas, coleccionistas de libros y exploradores. Abren seis días a las semanas, cierran los domingos.

En la librería se ofrecen los servicios de valoraciones gratuitas o visitas a domicilio para valorar textos con fines de seguro. Obtienen sus propios libros en subastas, donaciones y visitas a personas que desean vender algún lote o reducir su colección.

Eddie colecciona libros de teología. Joe está interesado en libros sobre economía y finanzas.

Si algún día visitan Escocia no duden en pasar por la librería Voltaire and Rousseau ubicada en el West End, un espacio surrealista e idílico para los coleccionistas y amantes de los libros.  Spoiler: los clientes suelen acompañar la primera lectura de sus nuevas adquisiciones con una exótica taza de té en Tchai-Ovna House of Tea, a unos pocos metros de la librería.

Tchai-Ovna House of Tea a unos pocos metros de la librería. Calle Otago Lane.

 

 

 

 

Deja un comentario