Adiós al mesías

      1 comentario en Adiós al mesías

Eneas (2006). Fuente: Flickr

Después de un rimbombante inicio de Marx Arriaga al mando de la Red Nacional de Bibliotecas Públicas de México sabemos por la nota presentada por el diario el Universal y posterior confirmación de la Secretaría de Cultura que él en otrora llamado mesías de las bibliotecas dejó su cargo al frente de la Red Nacional de Bibliotecas Públicas.

La gestión de Marx en mi particular punto de vista ha sido una gestión que más que alabanzas nos deja un sin sabor, como muchos de los aspectos de la actual administración asociados a la 4T en México.

¿Pero que nos deja el periodo que Marx al frente de la Red Nacional de Bibliotecas Públicas de México?

Sin duda alguna y a excepción de uno que otro seguidor queda bien, parece que las bibliotecas siguen siendo aquel ente relegado que en estos tiempos de pandemia deberían de ser entidades que ayudarán a la sociedad.

Muchos creímos que la nueva administración iba a hacer un cambio en lo general y que íbamos a ver cambios en lo particular más aún en las bibliotecas.

Lo que a la distancia se aprecia es solo turisteo y un pseudo análisis de la mala situación que guardan las bibliotecas  (porque ya sabíamos que las pobres bibliotecas necesitan de recursos y mejoras)

Además un manifiesto, que más allá de provocar unirse por una causa noble y genuina como lo son las bibliotecas públicas y su labor social solo nos dejo desencantos.

Porque no podemos enviar a la silla eléctrica a las redes sociales y Facebook (como se llegó a mencionar en el manifiesto) y porque ahora menos que nunca podemos permitir que los BIBLIOTECARIOS, si y lo escribo en mayúsculas (por su grandeza y enfatizando su labor) estén enfrentados.

Hasta el cansancio hemos escuchado que la unión hace la fuerza y de Marx sólo hemos escuchado un discurso egocentrista en el que en muchas ocasiones creía que los que querían ayudar eran parte del bando que estaba en su contra.

De igual modo vimos como en fotos montadas por el mismo Marx en sus redes sociales se mencionaba que “toneladas” de libros estaban siendo llevadas a las bibliotecas y lamentablemente las bibliotecas se han quedado con la misma tristeza y falta de materiales que tenían desde administraciones pasadas.

Vimos un intento por renovar las tecnologías empezando por el catálogo de las bibliotecas, sin duda la intención era buena, pero de Zapata sabemos poco, además de que en lo personal me llegue a encontrar con muchos errores y mal funcionamiento.

Si, ya sabíamos que las bibliotecas tienen a gloriosos bibliotecarios en sus filas que dan todo día a día y también sabíamos que las bibliotecas tienen problemas de recursos y acervo, nada nuevo bajo el sol.

Así pues las bibliotecas y sus gloriosos bibliotecarios siguen ahí esperando que por fin llegue una administración que las coloque en primera línea ayudando a la sociedad, aportando entretenimiento con la lectura, cultura y con todo lo que la biblioteca y los bibliotecarios pueden y saben aportar, pero que no los dejen solos por ir en busca de nuevos horizonte o deberíamos decir detrás de un hueso político, porque aún recuerdo que en su discurso pedía apoyo y decía: “Yo no les voy a fallar”.

Porque a la distancia solo eso parece, el que antes mandaba a la silla eléctrica a las redes sociales hoy cambia sus prioridades.

Esperemos que quien llega a ocupar la posición en la dirección de la Red de Bibliotecas Públicas más grande de Iberoamérica, se lo tome en serio, buscando los acuerdos, uniendo a propios y extraños y haciendo que las bibliotecas públicas sean para México un factor de cambio social.

Por que al final lo que todos deseamos es que le vaya bien a los usuarios, a las bibliotecas, a los bibliotecarios y a México. 

Un comentario en “Adiós al mesías

  1. Diana Flores Carrillo

    Coincido con los comentarios y agregaría que si eso fue lo que Arriaga deshizo en la Vasconcelos y en las bibliotecas en general, ya se sabe lo que deshará en la SEP. Que horror.

Deja un comentario