Los últimos años han sido años ciertamente emocionantes para el mundo de las bibliotecas, especialmente por el arduo y fascinante trabajo de advocacy llevado a cabo por IFLA y los más de 600 signatarios de la Declaración de Lyon, junto con organizaciones de la sociedad civil, bibliotecas, asociaciones y bibliotecarios de todo el mundo, y