Cuando era pequeña, pasaba mucho tiempo libre con mi abuela Carmen, la mamá de mi papá. Siempre que la veía, le decía que era “la mejor abuela del mundo”, y se imaginarán lo buena abuela que era, que incluso mi otra abuela, la materna, le decía lo mismo. Muchas características hacían de mi abuela Carmen