Uno de los derechos fundamentales de los autores de las obras intelectuales consiste en el reconocimiento a la “paternidad intelectual” de los trabajos académicos producidos por su esfuerzo y trabajo profesional, es decir, a los derechos morales de los autores.    Dicha protección y reconocimiento a los derechos de los autores de las obras