Cuando termina el semestre y comienza el verano, es casi imposible no padecer una especie de agotamiento físico y mental, si uno es bibliotecario, de una biblioteca escolar, académica o universitaria, posiblemente dicho agotamiento se ubique en un nivel elevado, debido a las labores de fin-comienzo de semestre que suelen confluir en una especia de