Como Bibliotecarios nos enfrentamos día a día no solo con los retos de adaptar nuestra Biblioteca a las dinámicas de la era digital y de atraer nuevos lectores, sino de mantener actualizadas las colecciones sin afectar nuestro limitado presupuesto anual ¿Cómo hacerlo aprovechando los principios de la Cultura Digital? Pues gracias al Banco de la República