Steve Krug (2006) en su No me hagas pensar, establece tres normas básicas de la usabilidad web basándose en que los usuarios tenemos cada vez menos tiempo para ojear y hojear un sitio y decidir si seguimos en él o lo abandonamos sin más: No me hagas pensar (la norma fundamental) No importa el número