Está de más insistir en que un menor no debería navegar en la red sin supervisión adulta, pero siendo realistas, sería prácticamente imposible controlar lo que consultan en Internet, así que ¿Por qué preocuparnos por el contenido al que pueden tener acceso, pero no ocuparnos de mostrarles cual es el contenido adecuado para ellos?