Vivimos en un mundo de burbujas, un mundo donde no creemos (o no queremos ver ni creer) en realidades alternativas a nuestro día a día; realidades que por opuestas parecen enormemente distantes pero que conviven en nuestros hogares a apenas metros de distancia. Es en este mundo, el mismo donde Internet amplifica tan diversas realidades