El año 2005 escribí un artículo sobre una tecnología que estaba revolucionando la automatización de bibliotecas en el mundo pues proporcionaba seguridad, control y fácil administración de colecciones a un costo razonable. Hoy, a 8 años de este artículo, la tecnología de identificación por radiofrecuencia, en adelante RFID, ha corrido una dispar suerte y una