Este post también podría llamarse “la dulce espera hacia el Acceso Abierto“. Aunque la misma estuvo plagada de ansiedad e intriga de que sufra muchas modificaciones en su odisea por las Cámaras de Disputados y Senadores, y con miedo porque pierda estado parlamentario como paso con otras leyes que no se trataron respectivamente. En Argentina,