En días recientes el colega Sergio Terrera (@sergioterrera) de Argentina me comenta por Twitter (@MyrnaLee) que utilizaría un escrito que redacté en el 2011 “El bibliotecario asesino de cada día”, para Biblogtecarios. Pensando en este asunto, se me ocurre  releer el Decálogo del Bibliotecario de Umberto Eco. Este decálogo fue leído por Eco en el Congreso