Nuestro mundo ha estado en un proceso de transformación estructural y social desde la década de los años setenta y con mayor fuerza en los noventa. Este cambio está asociado con la aparición de un nuevo paradigma tecnológico, basado en tecnologías de la información y de la comunicación, ha venido a revolucionar no solo la