Con la proliferación de las colecciones de recursos electrónicos (bases de datos, repositorios, plataformas de libros electrónicos, revistas) que los proveedores ofrecen, el proceso de evaluación y selección se ha vuelto un reto o desafío para el profesional de información ya que debería, finalmente, adquirir o suscribir los más acordes a las necesidades de información