Recientemente han salido a la luz varios penosos casos de intelectuales o académicos involucrados en pleitos sobre plagio, desde el ganador del premio FIL 2012 Alfredo Bryce Echenique hasta el reciente caso del profesor Boriz Gorn de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, digo penosos al pensar en cómo pueden haber construido