La perspectiva de género en los planes de estudio de las escuelas de bibliotecología debería ser primordial porque hace falta formar estudiantes capaces de entender el entorno bibliotecológico y social que viven las mujeres, y su impacto que han tenido a lo largo de la historia.