Haciendo una analogía con los pecados capitales de la religión católica, quiero proponer el día de hoy los que considero que son los principales errores que cometemos los bibliotecarios en nuestras bibliotecas (o nuestra vida laboral como profesionales de la información). Comenzando por los primeros cuatro de ellos quiero con esto que comience la discusión