En la denominada sociedad de la información y del conocimiento en la que caminamos y navegamos hoy en día, una democracia realmente participativa debe tener como uno de sus principios fundamentales brindar acceso abierto de manera transparente, oportuna, pertinente y ágil a la información que produce la administración pública, con el fin de generar una