La comunicación científica desde hace muchos años se ha valido entre otras cosas de la literatura gris, como un medio no formal, pero efectivo para socializar el trabajo realizado por la comunidad científica; sin embargo, en el contexto de la sociedad de la información, este tipo de comunicación ha sufrido una gran tipificación y se