Muchas veces se ha anunciado la trágica muerte del libro impreso a manos del libro electrónico, lo cual desde mi punto de vista es un hecho sin razón, además de presentarnos de un modo alarmista la evolución del mercado editorial en conjunto con las nuevas tecnologías. Es imposible considerar la desaparición del libro en papel,