Hace unos días leía una breve nota titulada: “Lectura digital: son los libros impresos una especie en extinción”  que lejos de su fatalista título mostraba una postura equilibrada frente a las dos grandes expresiones de los libros en la actualidad, mientras que unos pueden decir que lo digital sepultará a lo impreso, otros pueden argüir