Esa afirmación seguramente la hemos escuchado la mayoría, sino es que todos, los bibliotecarios más de una vez durante nuestra carrera. Sin embargo, frente al mito de un bibliotecario con tiempo de sobra para leerse el diario, o poder disfrutar de las novelas de su acervo, el profesional de la información se enfrenta con gran