Muchos bibliotecarios están en la misma circunstancia, el día cero (31 de marzo del año pasado)  pasó como un cometa y el sentimiento de incertidumbre continua en el aire, una especie de no saber qué tanto conocen de eso a lo que de alguna forma han tenido que enfrentarse. A partir de esa fecha todo