Muchos de nosotros cuando pequeños, tuvimos la grata experiencia de contar con un “amigo por correspondencia” o “penpal” en los primeros años escolares, la emoción de redactar la carta, ir al correo para enviarla y esperar la respuesta de ese amiguito lejano que nos contaría como era un día en su vida, en la escuela