A lo largo de la historia el acceso a la información se ha ido universalizando, creciendo a pasos acelerados. En los últimos 50 años, gracias al desarrollo de la informática y las telecomunicaciones, se ha ampliado de forma vertiginosa nuestra capacidad para procesar, almacenar y transmitir información mediante el uso de las computadoras y las