Es importante mencionar que a estas alturas del año, muchos nos vemos contagiados no sólo por los buenos deseos, sino que enfrentamos la necesidad de evaluar el [in]cumplimiento de los propósitos anuales y el recuento de aquello que sucedió en el tiempo transcurrido, entre otros motivos de tortura “navideña”. Sin embargo, es inevitable mencionar que por lo