La diversidad social y la no discriminación son derechos de todos los seres humanos, y como tal, deben considerarse como características intrínsecas en las personas. El entorno donde vive el hombre es complejo y plural, y por tanto, también debe esperarse que las personas que habitan en él sean socialmente diversas.