Las tecnologías digitales y el Internet han cambiado radicalmente el flujo de información en la sociedad. Por ejemplo, la incorporación de redes electrónicas ha permitido, en beneficio del usuario final, mejorar la accesibilidad, la disponibilidad y la obtención de toda una gama de recursos impresos y electrónicos. Situación que ha facilitado el desarrollo y proliferación