La imagen del bibliotecario por lo general es de una persona tímida, asocial,” buena en el estudio y mala en el deporte.” Libros, películas y series de televisión se han encargado de reforzar esta idea, pero ¿Alguna vez se han preguntado si un bibliotecario podría ser un buen deportista y/o podría aportar algo al deporte?