Desde tiempos inmemoriales el acto de contar historias ha servido para múltiples propósitos. Algunas veces tenía una función de entretenimiento y distracción al público, otras cumplía un rol educativo y didáctico, así como para inculcar un sistema de valores morales o preservar una cultura, pero siempre el propósito principal consistía en captar la atención del