miejsc pracy opieki zdrowotnej w virginia beach cialis cena w domu testów narkotykowych

Sobre los servicios participativos en la biblioteca

El Manifiesto de la IFLA/UNESCO (1994) destaca que los servicios de la biblioteca deben adaptarse a las necesidades de su comunidad y llegar más allá de los espacios físicos, dichos servicios, se refieren a todas aquellas actividades que le permiten a la biblioteca llevar a cabo la difusión de la información como principal objetivo (aunque no el único); por tanto en su proceso adaptativo es innegable que están migrando hacia la web, lo que genera una interacción más directa, entre el bibliotecario, la información y el usuario, de ahí el nombre de “servicios participativos”.

Web participativa

Para comprender mejor esta clase de servicios bibliotecarios debemos empezar por fijar nuestra atención en la web participativa, un fenómeno relativamente nuevo, que gira en torno a la activa participación de los usuarios, la OCDE define a la web participativa como:

“El concepto de Web participativa está basado en Internet cada vez más influenciado por servicios Web inteligentes que permiten a los usuarios contribuir a desarrollar, calificar, colaborar y distribuir contenido de Internet y personalizar las aplicaciones”

Tomada del banco de imágenes fotolia.com

Tomada del banco de imágenes fotolia.com

Así mismo considera que los principales factores que facilitan el desarrollo de esta web son:

  • Factores tecnológicos: la creciente conectividad a Internet, el incremento en su capacidad, mayor velocidad, innovación de dispositivos, como cámaras digitales, computadoras, Smartphone, etc.; desarrollo de software para facilitar la navegación, aplicaciones, etc.
  • Factores de tipo social: una generación de jóvenes está creciendo a la par de estos desarrollos (nativos digitales), quienes no solo hacen uso de la tecnología, sino que también son creadores y fuertes críticos de ella, por otro lado encontramos la influencia que ejerce la web en los ámbitos sociales, políticos y educativos.

Una de las principales consecuencias de esta interactividad es la transmisión de contenidos a millones de usuarios, cierto es que el intercambio de contenidos, ya no es algo novedoso, lo que resulta importante en la web participativa son las distintas formas en las que se realiza el intercambio y todo en tiempo real, un intercambio de información de manera más eficiente, incluso catalogado como “poder en tiempo real”  dado que la información se difunde en el momento que se requiere en cualquier ámbito, científico, empresarial, etc.

Los usuarios lejos de ser simples consumidores se han vuelto participes de la generación de contenidos, personalización de espacios web, diseño de estructuras fáciles de usar para ellos y desarrollo de múltiples aplicaciones que le permiten tener variados caminos para llegar a la información y todo esto la web participativa tratará de aprovecharlo.

El poder de los usuarios para mejorar el contenido de la web, se ha visto claramente en sitios como Amazon, donde los consumidores etiquetan su experiencia de compra. Nosotros podemos leer los comentarios de quienes han comprado algún producto o servicio, podemos consultar si es calificado como bueno o malo según sea el caso; por ello esta interacción no puede ser subestimada por las compañías que ofrecen este tipo de servicios. La web participativa tiene fuentes ilimitadas de datos, editores, medios, etc. por lo que es casi imposible mentirle en este medio a los usuarios.

Aunque la web participativa se mueve principalmente en el terreno de los negocios, también se extiende a sitios web no comerciales que buscan ser proveedores de información y conocimiento, un ejemplo claro es el proyecto Wikipedia, quien depende directamente de sus usuarios para participar y añadir contenido a su enorme y creciente enciclopedia en línea, confiando en que la información publicada será vigilada por los propios usuarios.

Servicios participativos

Los servicios participativos pretenden hacer más visible a nuestros usuarios, estableciendo un contacto directo y una retroalimentación, con el fin de brindarle información de acuerdo sus necesidades y en su contexto. Los usuarios y sus conocimientos tienen la habilidad para modificar los servicios, pero los bibliotecarios primero debemos cambiar la forma de elaborar o adaptar los servicios y herramientas para que los usuarios tengan una idea clara y abierta para poder comunicarse y participar.

Por mucho tiempo las bibliotecas y las empresas fueron unidireccionales, en algún momento las ideas fluyeron de manera más dinámica y los servicios fueron creados con un alto nivel. Algunas de las características que distinguen este tipo de servicios, de acuerdo a Merlo Vega (2012) son:

  • Empleo de herramientas 2.0
  • Difusión de la información
  • Comunicación con el usuario

Imagen tomada del sitio oficial de Facebook

A lo cual agregaría personalización y adaptación de los contenidos. Debemos tener presente la construcción de mecanismos bajo estructuras donde nuestros usuarios y los que no lo son puedan participar en el servicio, estamos avanzando en algunos caminos que nos permiten construir su participación. Hoy día algunas bibliotecas se valen de las redes sociales como principal herramienta para establecer la interacción con los usuarios.  Un caso concreto es el uso de Facebook por su facilidad de uso y por las herramientas de las que dispone para crear aplicaciones, como recomendar lecturas, crear redes de contactos, entre otras. Esta red se convierte en el punto de inicio para generar la participación de los usuarios.

Algunas otras herramientas que la biblioteca ha adaptado para formar parte de sus servicios participativos son:

  • Blogs
  • Wikis
  • Podscast
  • Tagging
  • Redes sociales (Facebook, Twitter, Pinterest, etc.)

Finalmente es importante mencionar que estos servicios son adaptaciones hechas para nuestros usuarios, y que son cada vez más las herramientas o aplicaciones que surgen, lo que trae consigo mucha incertidumbre, ante lo cual tomamos decisiones basándonos en el ritmo que nos imponen las tendencias, por tanto no olvidemos la importancia de evaluar la viabilidad del servicio. Para ello Merlo Vega nos recuerda las preguntas básicas al momento de implementar un nuevo servicio:

Bibliografía consultada y/o recomendada

  • Margaix-Arnal, Dídac. “Las bibliotecas universitarias y Facebook: cómo y por qué estar presentes”. En: El profesional de la información, 2008, noviembre-diciembre, v. 17, n.6, pp. 589-601
  • Merlo Vega, José Antonio. Servicios bibliotecarios en entornos digitales. 1er  Seminario sobre Servicios de Información. San Luis Potosí, 31 marzo, 2011.
  • Merlo Vega, José Antonio. Innovación en servicios bibliotecarios de información. 2º Seminario sobre Servicios de Información. San Luis Potosí, 30 marzo, 2012.
  • Soria Ramírez, Verónica, Soria Ramírez, Violeta,  Sánchez Hernández, Apolinar. La web social y su impacto en las bibliotecas universitarias mexicanas. Ibersid. (2009) 239-246.
  • Thorhauge Jens, Thorlund Jepsen, Erik. Éxito o fracaso de los servicios bibliotecarios digitales: una década de experiencias en Dinamarca. En IFLA 2011. Reunion 197 : Innovative information services in the digital environment — Reference and Information Services Section

 

The following two tabs change content below.

Claudia Rivera Sánchez

Mi intención es la de compartir en este espacio mi punto de vista e intereses relacionados al mundo de la información. Tendrán cabida temas diversos, aunque no he de negar mi inclinación por la Organización de la información y la ALFIN, con la intención de que puedan ser útiles e interesantes.
Notice: Use of undefined constant rand - assumed 'rand' in /usr/home/infotecarios.com/web/wp-content/themes/ribbon/single.php on line 35

Comments

  1. By Silvinatau

    Responder

    • By Claudia Rivera Sánchez

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: