miejsc pracy opieki zdrowotnej w virginia beach cialis cena w domu testów narkotykowych

Resiliencia : construyendo en adversidad

resilienciaEn las últimas décadas de este siglo se han venido presentando en las bibliotecas muchos cambios con la inclusión de las nuevas tecnologías. Vemos como nos hemos ido adaptando poco a poco a estos cambios en la evolución de las necesidades por parte de nuestros usuarios, siendo este tipo de cambios los que nos empujan a nosotros como bibliotecarios a actualizarnos para mantener la vitalidad en esta era de tecnologías emergentes.

Dentro de todos estos cambios se encuentran por  ejemplo los servicios en la nube, tal como hace mención Jacqueline Medina Suárez en su post Los clubes de lectura, ¡suben a la nube! y Saul Equihua en Cómputo en la nube: términos, aplicaciones y bibliotecas, por mencionar solo algunos ejemplos en los que se hace mención a éstas plataformas y servicios que nos son de mucha utilidad hoy en día en nuestros centros de información. De igual manera han venido apareciendo otros increíbles servicios como lo son los “makerspaces” donde se facilita y promover el uso social de las tecnologías.  Así lo comenta MauricioFino en Biblioturismo por los Estados Unidos (II): Washington, donde se promueven los proyectos individuales, por ejemplo el “Espresso book machine” y colectivos (espacio de co-working) de sus usuarios o aquellos que involucren herramientas de manufactura  y tecnologías de fabricación como la “Impresora 3D”.

Esto es una realidad está sucediendo en muchas bibliotecas, sobre todo en bibliotecas de Estados Unidos o bien de grandes universidades, pero la realidad para muchas otras bibliotecas sigue siendo la misma que hace años, pues los recortes presupuestales, las políticas y demás obstáculos que se presentan en cada una de los distintos tipos de bibliotecas, y en sus propias realidades, obstaculizan la adaptabilidad de los centros e información para la creación de nuevos servicios, sobre todo servicios que demandan los usuarios de hoy en día con sus tan variadas necesidades.

http://www.ecoportal.net/Temas_Especiales/Salud/Resiliencia-Los-12-habitos-de-las-personas-resilientes

:D

Ya lo dice la compañera Claudia Escobar Vallarta en su post titulado Bibliotecari@s y bibliotecas resilientes, el desarrollo de una habilidad necesaria.

“Para las bibliotecas académicas los cambios provienen no sólo de presupuestos limitados, sino también de la necesidad de mantenerse al día para usuarios exigentes y especializados, que buscan en ella ya no sólo el modelo bibliotecario tradicional del siglo XX -enfocado principalmente en el desarrollo de sus colecciones-, sino que persiguen el patrón del siglo XXI -de una biblioteca como espacio propicio para el estudio, pero también para el esparcimiento, con gran variedad de recursos informativos y que no necesariamente se alojan en su acervo-, compitiendo fuertemente por responder a diversos cambios y nuevas demandas”.

Justo a este punto quiero llegar con esta entrada de hoy, con la necesidad de desarrollar (nosotros como bibliotecarios del siglo XXI) esa capacidad de ajustarnos con facilidad al cambio. Claro, puede ser que muchas veces digamos que podemos hacer poco o nada por crear nuevos servicios puesto que no contamos con tecnología de punta, con sistemas de automatización necesarios, entre otras, pero la verdad es que si bien ésta puede ser una realidad en nuestro centro de información, tampoco no nos impide para nada el que el cambio comience en nosotros mismos.

http://womenonthefence.com/2014/03/05/resilience/

:D

Entre las características de la resiliencia  se encuentra la anticipación a futuros acontecimientos, la capacidad de evaluar una situación y determinar el mejor enfoque para mantener el equilibrio, la flexibilidad en el manejo de lo inesperado y la disposición para aprender.  Claudia Escobar Vallarta, menciona en Bibliotecari@s y bibliotecas resilientes, el desarrollo de una habilidad necesaria: una analogía basada en el postulado de Ranganathan en el que “la biblioteca es un organismo vivo”, por lo que éstas son organizaciones ideales para aplicar los principios de la resiliencia a fin de optimizar su funcionamiento en sus distintas áreas, principalmente a través de una visión hacia dentro para reconocer sus debilidades y fortalezas (tanto de la organización y también la de sus colaboradores).

Como vemos, la  definición y características de resiliencia describe no solo a la capacidad de un individuo de ajustarse al cambio sino también aplica para un sistema, como lo es una biblioteca.  Por lo tanto, una biblioteca resiliente es la suma de su personal resiliente. En el libro las bibliotecas públicas y ciudades resilientes, el autor Michael Dudley postula que las bibliotecas son la columna vertebral de las ciudades resilientes, es la institución que sirve como piedra angular en una ciudad próspera puesto que es  “una fuerza de la razón, la inteligencia, la sabiduría y la inspiración.” Razón de más para cultivar cualidades de resistencia, empezando por nosotros mismos.

http://kickofjoy.com/resilience-opposite-depression/

:D

Entonces, la invitación es para comenzar a ser resilientes nosotros mismos, para de ésta manera lograr cambiar y saber ir más allá de simplemente sobrevivir al cambio que estamos experimentando las bibliotecas en la actualidad, aprender a aceptar los retos actuales y prosperar en nuevos entornos. Todo está en la actitud y la manera de adaptarse al cambio, pues la transformación  permite más flexibilidad.

Afortunadamente la resiliencia  se puede construir, es un proceso, un proceso continuo. Es como navegar en el mar pero manteniendo el timón en mano, teniendo dominio completo de los cambios que puedan presentarse al zarpar en aguas abiertas,  las condiciones del clima, mareas, corrientes marinas, acciones de otros navegantes, personal de la tripulación y todos los demás elementos impredecibles que puedan hacer cambiar el rumbo en un instante. El marinero experto aprende a esperar cualquier cambio y siempre está dispuesto a adaptarse a lo inesperado, improvisar soluciones, mantener un balance positivo y mantener el rumbo en lo posible. El marinero experimentado se basa en la experiencia pasada y aprende de ella a fin de fortalecer la capacidad de recuperación para el siguiente desafío.

Para cualquier cambio que tengamos que enfrentar siempre es bueno detenerse un momento y analizar la situación, identificar lo que realmente está cambiando, identificar los recursos con que se cuenta, escoger un nuevo destino y planificar la nueva ruta para seguir navegando.

 

Referencia:

Dudley, Michael. (Eds.) (2013) Public libraries and resilient cities /Chicago : American Library Association,

Tapia, I. (2011). NAVEGANTE resiliencia 2010.avi [Vídeo]. Disponible en: https://www.youtube.com/watch?v=am5Vsb7y_qs

The following two tabs change content below.

José Guadalupe Lópéz Bermúdez

Lic. en Bibliotecología y actual maestrante en Gestión de Servicios informativos por la Univerisdad Autónoma de Ciudad Juárez. Estoy aquí para aprender y tratar de conocer todo lo que me rodea. Siempre con una lectura, una película y la compañía de aquellos que me rodean. Hay que estar en este mundo algo más que de pasada. En la actualidad estoy preparándome en el mundo de la web social y community manager.

Latest posts by José Guadalupe Lópéz Bermúdez (see all)

Notice: Use of undefined constant rand - assumed 'rand' in /usr/home/infotecarios.com/web/wp-content/themes/ribbon/single.php on line 35

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: