Inicio Foros Foro IFT Obstáculos que hay en nuestros países para adquirir y acceder a bases de datos académicas Respuesta a: Obstáculos que hay en nuestros países para adquirir y acceder a bases de datos académicas

#14962 Respuesta

Elsi Jimenez

Buenos días, desde la Universidad Central de Venezuela.

A través de la historia, las bibliotecas han sobrevivido a los cambios de los soportes documentales que almacenan información, y han podido unificar en un espacio el conocimiento fragmentado del mundo. La información resguardada en diferentes soporte disponible en una amplia gama de programas y con las modalidades de información, libre o bajo licencia, hace aún más complejas la gestión de información de las bibliotecas. Por ejemplo, las colecciones digitales, en ocasiones las ofrecen los proveedores en “paquetes” que representan gran cantidad de información que no siempre se requiere y que en otras oportunidades está incluida en otro “paquete” que la biblioteca adquiere, duplicándose los contenidos. Además, el precio de estos recursos puede ser diferente por cada proveedor que presente su oferta y está envuelta una negociación de licencias que van desde consulta por IP de las máquinas, password y número de usuarios concurrentes.
Las suscripciones de bases de datos académicas consumen cada año un porcentaje mayor del presupuesto de adquisiciones en detrimento de otros materiales, forzando un empobrecimiento progresivo de los recursos de información disponibles para cubrir las necesidades de estudio e investigación de la comunidad universitaria.
La plataforma tecnológica: la desactualización de las instalaciones y equipamientos de nuestras bibliotecas.

La poca formación del personal bibliotecario para negociar con empresas proveedoras de recursos de información y otro tanto para trabajar con estas bases de datos y alfabetizar informacionalmente a los usuarios.

La tímida presencia de la biblioteca ante organismos cooperativos nacionales e internacionales para favorecer nuestra integración en consorcios bibliotecarios.

La necesidad de apoyar las publicaciones impresas y digitales para elevar su calidad en contenido y en aspectos técnicos.

La falta de políticas públicas que apoyen el acceso a la información para toda la población y que contribuyan con los consorcios de bibliotecas, así como con la adquisición de bases de datos académicas.