miejsc pracy opieki zdrowotnej w virginia beach cialis cena w domu testów narkotykowych

RDA en [casi] todo el mundo…

El penúltimo número de la revista Cataloging & Classification Quarterly (vol. 52, no. 6/7, 2014) abarcó las experiencias de diversas partes del mundo que sobre la implementación y adopción de RDA han tenido que sortear las bibliotecas nacionales o universitarias de distintos países.  Lo anterior es interesante por la posibilidad de conocer las experiencias de regiones tan distintas en sus aspectos económicos, sociales y culturales, como son los pasos firmes que han dado las bibliotecas alemanas y las prácticas que han tenido que modificarse y renovarse en regiones distantes como los países del Oriente Medio o Filipinas.

Yo sé que muchos podemos pensar que al final, con todas nuestras diferencias siempre terminamos marchando al paso que marcan las bibliotecas norteamericanas, y en parte esto es cierto, particularmente por la gran cantidad de información que tomamos de ellas, pero a las que también es importante decir contribuimos, ya sea como parte de grandes consorcios como el de OCLC o de los programas de catalogación cooperativa que lidera la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos.

books

 

Entre todas estas experiencias de los catalogadores de varias partes del mundo frente a RDA, me interesó particularmente el artículo de Ageo García sobre la traducción al español del código, algo que ha tardado un poco más que el resto de las otras versiones, pues si recordamos ya desde abril de 2013 la colega Infotecaria Maria Violeta Bertolini daba información sobre la traducción a cargo de Rojas-Eberhard, la misma editorial colombiana responsable de las anteriores traducciones de las RCAA  o el anuncio que sobre este tema hizo la Biblioteca Nacional de Chile.

A diferencia de versiones de RDA  como la alemana o la francesa, que fueron de las primeras en liberarse (en 2013) y de la traducción del código al Chino  (se liberó en mayo pasado), la traducción al español ha sido un proceso largo del cual se ha recibido alguna información, ya sea en eventos internacionales de catalogación, en talleres o como en este caso por la publicación de artículos sobre el tema.  Esto ha dado pie a múltiples especulaciones o rumores de buena fe, que al final son producto de la expectativa por conocer la versión oficial al español y de la falta de información oficial por parte del editor responsable -si quiere mantenerse informado, actualizado y entretenido sobre las discusiones de este y otros temas de interés para los catalogadores, no deje de pedir su incorporación al Grupo Prácticas de Catalogación en Facebook o sígalo por Twitter.

Imagen tomada de Wikicommons

Imagen tomada de Wikicommons

En el artículo ya citado, Ageo García menciona los diversos factores que intervienen en la traducción al español de RDA, entre los más problemáticos esta el hecho de que se trata de traducir y estandarizar términos muy técnicos y que en algunos casos no habían sido utilizados con anterioridad, pues son resultado de la aplicación de un nuevo marco conceptual y que por tanto no tenían un simil al español, lo cual requirió –parafraseándolo- de “un riguroso control idiomático y terminológico”.  Por otro lado, la necesidad de traducir conceptos cuyo significado “tradicional” cambia para su uso dentro del nuevo código, por ejemplo el término “Obra”; además de la necesidad de mantener la consistencia entre dichos términos, para respetar los beneficios que ofrece una herramienta en línea como el RDA Toolkit (con sus contenidos relacionados).

Otro problema y el cual ha sido ya evidenciado por las prácticas que las distintas bibliotecas de habla hispana han hecho para la implementación de RDA, son las variantes en las traducciones o adecuaciones que cada país e incluso cada biblioteca han hecho.  Esto era evidente, pues los latinoamericanos sabemos que aunque la mayoría hablamos español, en nuestra región existen múltiples “españoles”.

Como ejemplo característico de estos factores que ya menciona el autor, tenemos  la traducción de los nuevos elementos consignados en las etiquetas |336 Tipo de contenido, |337 Medio y |338 Soporte, que para dos bibliotecas en México encuentran diferencias en su forma al español:

360_2  2

 

Otra complicación ha sido la traducción de los ejemplos que ilustran las instrucciones y que contienen notas explicativas y elementos descriptivos, así como la adaptación de los ejemplos que ilustran el uso de puntos de acceso autorizados y los cuales tienen variantes por las distintas agencias catalogadoras de habla hispana.

Parte del proceso para normalizar los términos ha sido la revisión de documentos internacionales de aplicación en la organización de la información, en un primer momento detectando la terminología que ya ha sido adoptada por la comunidad de catalogadores, como las coincidencias de términos entre RCAA2 y RDA,  o aquellos que dan sustento teórico al nuevo código, como son los preparados por IFLA sobre FRBR y FRAD.   Supongo que cuando RDA ya tenga elaborada la parte dedicada al registro de las relaciones entre Conceptos, Objetos, Eventos y Lugares (lo que los humanos conocemos como asignación temática), también se retomará el documento de FRSAD  en español.

Sin embargo, frente al tiempo que ha tomado hasta el momento la liberación de RDA en español, múltiples agencias internacionales han asumido la responsabilidad de guiar la implementación en sus bibliotecas, interpretando las instrucciones originales, generando sus políticas locales y modificando en lo necesario sus procesos y rutinas, además muchas de ellas han tenido a bien difundir sus avances y acuerdos relativos a su ejecución o uso futuro en el contexto de sus países. Entre los pioneros de esta labor en habla hispana están el Grupo RDA-Chile (con documentación sobre el cambio desde 2010) a cargo de su Biblioteca Nacional  y la Biblioteca Nacional de España, además del invaluable apoyo  que han brindado la publicación de materiales en español elaborados por la LC para actualizar al catalogador en la transición al nuevo código.  

Con el paso del tiempo y la necesidad de enfrentar el cambio, otras bibliotecas han seguido sus pasos, tales son los casos de la Biblioteca Nacional de Argentina; en México la Dirección General de Bibliotecas de la UNAM, ha organizado talleres y conferencias sobre el asunto, así como la Universidad Autónoma de San Luis Potosí que desde hace seis años organiza la Conferencia Regional sobre Catalogación   y la Biblioteca Nacional de México que ha presentado algunas ponencias sobre su proceso de adaptación en este cambio.

Como un aporte interesante que retoma el principio de que la catalogación es una labor que se aprende realmente en la práctica, en los primeros días de diciembre la Biblioteca Nacional de Colombia realizará un Piloto para la implementación de RDA.

Imagen tomada del sitio:  objetivomalaga.diariosur.es

Imagen tomada del sitio: objetivomalaga.diariosur.es

Aunque el artículo es valioso porque nos hace conscientes de la gran empresa que significa dicha traducción, es una lástima que aún no se formalice una fecha probable para la liberación, ni que dé algunos adelantos de la misma, no sólo porque si bien la terminología es un asunto que preocupa en cuanto a su normalización,  la interpretación que pueda estarse haciendo de las instrucciones lo es aún más.

Afortunadamente CCQ  ha otorgado acceso gratuito a este número hasta el 30 de abril de 2015, así que en este camino previo a la publicación de RDA en nuestra lengua, esta es una buena oportunidad para dar un vistazo a las acciones que se han tomado sobre el asunto en varias partes del mundo.

 

Referencias consultadas:

– Dunsire, G. (2014). Introduction. En Cataloging & Classification Quarterly, 52(6-7):538-39

– Garcia, A. (2014). RDA in Spanish: Translation Issues and Training Implications. En Cataloging & Classification Quarterly, 52 (6-7): 723-732

–  ,, ,, . (2012): Traduciendo RDA: Metodología y aspectos terminológicos. En 4a Conferencia Regional Sobre Catalogación, México, San Luis Potosí.

 

The following two tabs change content below.

Claudia Escobar Vallarta

Hola soy una bibliotecaria mexicana, trabajo en una biblioteca académica. Me interesan: Organización de la información, MARC21 Bibliográfico y de Autoridades, Esquemas de clasificación (Dewey en partícular), Encabezamientos de Materia, RCAA2, RDA y la historia de la bibliotecología en México.
Notice: Use of undefined constant rand - assumed 'rand' in /usr/home/infotecarios.com/web/wp-content/themes/ribbon/single.php on line 35

Comments

  1. By Piedad Cecilia Valencia Ocampo

    Responder

    • By Claudia Escobar

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: